miércoles, 12 de agosto de 2009

Torbellino


Soy capaz de entrar en la espiral de la vida moderna. De hecho, los últimos meses he vivido absorbida dentro de esa espiral. El ritmo es frenético, y la vida se va desencajando como un tetris vuelto del revés.
No he sido capaz de encontrarle el sentido. Después de invertir tiempo, aliento y corazón, he salido herida del torbellino. Expulsada por la consciencia y esa realidad interior de relación con lo trascendente (vamos a llamarlo así). He quedado tendida en el suelo, agotada, y rogando por no volver.
Durante el tiempo que ha durado la carrera, simplemente me he dejado llevar por lo 'normal', lo que 'hace todo el mundo'. Pero he tenido la sensación de que a cada esfuerzo, a cada aliento todo se desmoronaba y empezaba a perder sentido...
No quiero ser una 'Superwoman', no quiero vivir esclavizada al trabajo, a la moda, a la estética, a la religión, a las normas... No quiero hacer todo lo que los demás esperan de mí y, aunque me sienta frustrada, dibujar una sonrisa en mi rostro y seguir haciendo lo que los demás esperan de mí. No quiero sentir que se me escapan los días entre los dedos, mientras sigo creyendo que los tengo todos por delante.

Quiero que mi vida tenga sentido, que cada día ponga en primer lugar a mi Señor, que pueda ver las cosas con ojos espirituales, y que la carnalidad no florezca a la primera de cambio...

Quiero... ser consecuente.

febe*

4 comentarios:

GUSMAR SOSA dijo...

Te entiendo, sabes que te entiendo.

Jairo Cortés dijo...

Un "grito interior" con el que me identifico.

Saludos

Dionisia De La Rosa dijo...

Saludos.
Al igual que Gusmar y Jairo, te entiendo y me identifico con este escrito...

Feliz Dia...!!!!

Rebeca dijo...

Febe ...que bien sabes expresar lo que siento. Me encanta como escribes.
Un abrazo,
Rebeca