martes, 30 de diciembre de 2008

De miedos, desenfoques y confianza

He estado leyendo el capítulo 6 del libro Vivir en Libertad, de Eleonore van Haaften (Andamio, 2007), se titula: La carga de preocuparse en exceso.
Ahora que nos acercamos tanto al fin de este año y podemos decir que tenemos un año entero por delante, aquí van algunas ideas para afrontarlo enfoncando en Dios, y no en las preocupaciones...

'Si nos sentimos amenazados, si estamos inseguros y temerosos, podemos dar rienda suelta a nuestra imaginación y empezar a resbalar sin rumbo, o podemos confiar en Dios y andar en el camino de la paz'
¡¿Cuántas veces nos preocupamos, nos llegamos a angustiar, por cosas que no son reales, que forman parte de nuestra imaginación!? Cuántas veces me he sorprendido sintiéndome dolida por algo que no ha sucedido, pero que 'podría suceder... si...'. Esto no sólo nos lleva a un círculo vicioso de inseguridades y preocupaciones, sino también a un sendero de alejamiento de Dios y nuestra confianza en Él, porque, en los momentos en los que confío en mis miedos, dejo de confiar en Dios.

Hay otro camino:

'Echando toda vuestra solicitud en él, porque él tiene cuidado de vosotros' (1a Pedro 5:7)


'Por tanto nosotros también, teniendo en derredor nuestro una tan grande nube de testigos, dejando todo el peso del pecado que nos rodea, corramos con paciencia la carrera que nos es propuesta, puestos los ojos en al autor y consumador de la fe, en Jesús; el cual, habiéndole sido propuesto gozo, sufrió la cruz, menospreciando la vergüenza, y sentóse á la diestra del trono de Dios. Reducid pues á vuestro pensamiento á aquel que sufrió tal contradicción de pecadores contra sí mismo, porque no os fatiguéis en vuestros ánimos desmayando' (Hebreos 12:2)


'Por tanto os digo: No os congojéis por vuestra vida, qué habéis de comer, ó que habéis de beber; ni por vuestro cuerpo, qué habéis de vestir: ¿no es la vida más que el alimento, y el cuerpo que el vestido? Mirad las aves del cielo, que no siembran, ni siegan, ni allegan en alfolíes; y vuestro Padre celestial las alimenta. ¿No sois vosotros mucho mejores que ellas?. Mas ¿quién de vosotros podrá, congojándose, añadir á su estatura un codo? Y por el vestido ¿por qué os congojáis? Reparad los lirios del campo, cómo crecen; no trabajan ni hilan; Mas os digo, que ni aun Salomón con toda su gloria fué vestido así como uno de ellos. Y si la hierba del campo que hoy es, y mañana es echada en el horno, Dios la viste así, ¿no hará mucho más á vosotros, hombres de poca fe? No os congojéis pues, diciendo: ¿Qué comeremos, ó qué beberemos, ó con qué nos cubriremos? Porque los Gentiles buscan todas estas cosas: que vuestro Padre celestial sabe que de todas estas cosas habéis menester. Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas. Así que, no os congojéis por el día de mañana; que el día de mañana traerá su fatiga: basta al día su afán' (Mateo 6:25-34)

'En la realidad diaria de nuestra vida, luchan continuamente la fe y el miedo (...) [que es] la creencia en aquello que uno no quiere que ocurra'
En esta lucha interior, no debemos dejarnos vencer por el miedo, sino poner nuestros ojos en Jesús, y, después de haber hecho lo que esté en nuestra mano al respecto, confiar y descansar en él... Es difícil. Al menos, a mí me cuesta. De hecho, soy consciente que en muchas cosas lo que me frena es el miedo. Pero este año he empezado a conocer lo que es vivir en libertad, y, tras la experiencia, no quiero ser presa de nuevo del miedo, la angustia, la desconfianza, mis propios pensamientos...

Hace unos años me subí con unas niñas mucho más pequeñas que yo a la noria del Tibidabo, los demás niños lo encontraban muy flojo, así que, por ellas, me subí. Una vez dentro, ese trasto empezó a elevarse, y entonces me acordé que tengo vértigo, y me quise bajar desesperadamente. No podía, no hasta que acabara la atracción. Una de las niñas no tenía ningún miedo y estaba disfrutando muchísimo, la otra, tenía más miedo, pero estoy convencida que la que lo pasó peor fui yo... para tranquilizar a mi amiguita, empecé a cantar: 'no tengas miedo, Jesús te cuidará...'. El sólo hecho de cambiar de enfoque no cambió las circunstancias (no sé cuantos minutos estuvimos allí dando vueltas, pero se me hicieron larguísimos), pero sí nos ayudó a no dramatizar sobre el hecho, imaginándonos que las cestitas se desprendían al vacío o cualquier cosa parecida... Muchas veces, cuando tengo miedo, canto, para no dejar que mi mente se desenfoque... luego: busco al Señor en oración.

Que este año sea un año libre de miedos y lleno de confianza en Aquél que nos ama y se preocupa por nosotros.

ánimo!!

febe*

sábado, 27 de diciembre de 2008

¿Cómo oirán sin haber quién les predique?

Ayer nos reunimos con la familia de mi padre. No son creyentes. Habitualmente nos reunimos entre una y dos veces al año. Vivimos cerca.
Mi tía lo dijo claro: si no nos vemos, es porque no queremos. Es cuestión de voluntad al fin y al cabo. Y, aunque seamos familia, no nos conocemos.
Es una verdad como un piano.
Esta conversación ya la tuvimos el año pasado con mis primos. No hemos hecho nada por remediar la poca asiduidad de nuestros encuentros.
Todo esto me ha hecho pensar. Por un lado, en el plano personal, pero, por el otro, inevitablemente, en el plano espiritual. Me parece que, en parte, no tenemos mucha relación porque ellos no son creyentes, o porque nosotros lo somos. Y esto me ha llevado a mi cancha (porque no puedo jugar en la suya):
'Porque todo aquel que invocare el nombre del Señor, será salvo. ¿Cómo, pues invocarán á aquel en el cual no han creído? ¿y cómo creerán á aquel de quien no han oído? ¿y cómo oirán sin haber quien les predique?' (Rm. 10:13-14)
Es mi responsabilidad ocuparme de tener relación con ellos, porque son mi familia, y porque si no oyen... ¿cómo creerán? y si no nos conocemos, ¿cómo podré hablarles?

Señor, dame perseverancia este año para cuidar de mis familiares que no te conocen. Ayúdame a conocerles y poderles hablar de ti.

febe*

miércoles, 17 de diciembre de 2008

Pon un versículo en tu vida

Lo reconozco: me cuesta ser fiel leyendo la Biblia, y bajo presión y estrés, más. A más presión, menos concentración y menos comunión...
He decidido empezar a centrarme leyendo proverbios. Hoy sólo tenía unos pocos segundos antes de salir corriendo hacia el trabajo. He visto mi Biblia encima de la mesita de noche, con la pestaña preparada en proverbios. La he abierto: sólo un versículo...

'Mejor es un bocado seco y en paz, que la casa de contienda llena de víctimas' (prov. 17:1)

Me había levantado reivindicativa... pero este versículo me ha hecho volver en mí... 'deja la contienda, no la busques...', me he dicho. A veces, cuesta refrenar la lengua, pero lo más difícil es refrenar los pensamientos... aunque no abra la boca, luego mi cerebro no deja de dar vueltas alrededor de la contienda...

'Mejor es un bocado seco y en paz'... vale, hoy trataré de vivir en paz...

Y he salido por la puerta, enfrentando el día con un nuevo reto: dejar la ira y el enojo, renunciar al estrés y la tensión, andar en paz...

¡¡¡Lo que puede hacer un sólo versículo!!!

Si estás como yo... pon un versículo en tu vida cada día: ¡la Palabra es increíblemente viva y eficaz!

ánimo!!

febe*

martes, 2 de diciembre de 2008

He estado pensando...

Muchas veces, cuando me doy cuenta que estoy lejos del Señor, me da por decir: '¿Dónde estás Señor, que no te veo?'
En realidad, mi pregunta debería ser: '¿Dónde estoy, Señor, que no te miro?'

Qué mal enfoco cuando me desenfoco...

febe*

miércoles, 19 de noviembre de 2008

Ansiedad...

Llevo unos días bajo presión en el trabajo. Decidí tratar con el asunto. He leído el libro Por fin es lunes, de Mark Greene (Andamio, 2008) y he empezado el capítulo '¿Porqué os preocupáis?' del libro Vivir en Libertad, de Eleonore van Haaften (Andamio, 2007). Vale: material para pensar sobre el tema.
Una de las citas que aparecen el el libro Vivir en Libertad es 1a de Pedro 5:7. Allá voy:
'Echando toda vuestra solicitud sobre él, porque él tiene cuidado de vosotros'.
'Echando' es gerundio, indica simultaneidad con otra acción... pero, ¿cuál? Leo el versículo anterior: 'Humillaos pues bajo la poderosa mano de Dios, para que él os ensalce cuando fuere tiempo; echando toda vuestra solicitud sobre él, porqué él tiene cuidado de vosotros'
Evidentemente, no puedo dejar de leer los siguientes, hasta el punto: 'Sed templados y velad; porque vuestro adversario el diablo, cual león rugiente, anda alrededor buscando a quién devore: al cual resistid firmes en la fe, sabiendo qe las mismas aflicciones han de ser cumplidas en la compañía de vuestros hermanos que están en el mundo'.
Así pues, en momentos de dificultad y presión, la Palabra nos da unas pautas para actuar:
Humillarme delante de Dios, esperando que Él obre en mi vida --> Mientras, echo mi ansiedad sobre él, segura de que es quién cuida de mi. --> Pero no me quedo parada, sino que me ejercito en la templanza y estoy alerta, porque tengo un enemigo que quiere hacerme caer. --> Frente a la tentación, en los momentos de duda, resisto, firme en la fe de Jesucristo, con la seguridad de que no estoy sola, que lo que pueda sufrir lo comparto con el resto de la Iglesia que está en el mundo.
Dios nos nos pide que nos quedemos parados, no quiere autómatas religiosos que cumplan con los ritos de 'buena suerte', sino que nos enseña pautas de pensamiento, de acción, para que podamos seguir avanzando en nuestra madurez interior como cristianos.
Estoy contenta de conocer a este Dios tan personal, que nos enseña a crecer como personas, y, en este camino, nos permite gozar de la felicidad.

ánimo!

febe*

domingo, 9 de noviembre de 2008

... yo, me lavo las manos

Estoy en Levítico, me está costando, pero llevo ya varios dias con un pensamiento y un versiculo que me martillea la conciencia:

"Si alguno pecare por haber sido llamado a testificar, y fuere testigo que vio, o supo, y no lo denunciare, él llevará su pecado." Lev. 5:1

En seguida pensé en Pilato lavándose las manos y diciendo: Inocente soy yo de la sangre de este justo. (Mt. 27). Pues no, Pilato, no eres inocente, porque sabiendo la verdad, te callaste, porque podías haber testificado y haber denunciado, pero te pudo el juego de poder y control sobre Judea que te estabas jugando en ese momento.

Hay muchísimos versiculos que nos instan a ser sinceros, a hablar verdad desde: Y la verdad os hará libres, a hablad verdad cada uno con su prójimo, vuestro sí sea sí y vuestro no no, no mentirás, no dirás falso testimonio, si sabes que tu hermano tiene algo contra ti, reconciliate con tu hermano, juzgad según la verdad...

Es que Dios no nos da la opción ante una injusticia de mirar hacia otro lado. Y si lo hacemos estamos pecando. Bueno, pensamos, no afecta directamente, para qué meterme, allá se apañe, haré como que no he visto nada. Pero ¿qué dice Dios? Si fueres testigo que viste, o supistes, y no lo denunciares, tú llevarás tu pecado.

Y me ha puesto el dedo en la llaga porque muchas veces vemos cosas, y las dejamos pasar, consentimos, miramos hacia otro lado, y nos lavamos las manos como Pilato, sin embargo hemos sido testigos de una injusticia, de un acto malo, y nos callamos. Y no puedo quitarme el vesículo de la cabeza, y oro que no se vaya de mi forma de vivir tampoco.

domingo, 2 de noviembre de 2008

Un ejemplo

He estado leyendo dos libros que me han ayudado mucho: el primero, Usted es algo especial, de Bruce Narramore (Clie, 1980 -- está descatalogado y agotadísimo), y el segundo, que todavía estoy leyendo, Vivir en libertad, de Eleonore van Haaften (Andamio, 2007). Fué leyendo el segundo que me hizo pensar en el tema del post anterior: cómo las palabras justas de Dios nos hacen libres, porque nos muestran la verdad. Pero algunas ideas que me habían estado rondando a partir de la lectura del otro, acabaron de cerrar el lazo... a ver si logro explicarme...

Dios, en Su Palabra, trata con nosotros con total franqueza, sin tapujos, pero con misericordia. Él nos señala nuestra condición, y nos desvela cuál es nuestra verdadera identidad.
He descubierto que NO SOY mi pecado, aunque la práctica del pecado puede nublar mi identidad, identificándome con él. Soy, en primer lugar, una criatura de Dios que, aunque marcada por el pecado, aún conserva características de Su creación perfecta. Como hija adoptiva de Dios por medio de Jesucristo, además, estoy capacitada para llevar una vida abundante llena de frutos espirituales. Dios no me pone etiquetas que me definen en pocas palabras, Él ve todo el conjunto, lo bueno y lo malo, pero quiere lo mejor.
Descubrir esta verdad a través de Su Palabra me ha liberado de pensamientos autodestructivos y barreras de prejuicios hacia mi Dios. A la vez, me ha ayudado a ver a los demás de otra manera: tratando de no conformarme en ponerles etiquetas que reducen su identidad, sino procurando ver todas las facetas de su persona.
A una persona que roba, por ejemplo, le diremos 'ladrón'. Ha practicado el hurto, pero eso no le define como persona, le empaña su verdadera identidad, pero es muchas otras cosas.
Con esto no trato de justificar nuestras acciones, si pecamos, pecamos; pero Dios, que es rico en misericordia, por su mucho amor con que nos amó, se entregó a sí mismo para que nosotros tuviéramos esperanza, para que el 'ladrón' (o el adúltero, o el mentiroso...), pudiera desarrollar todas las potencialidades que, como criatura de Dios e incluso -como es el deseo del Padre que todos procedan al arrepentimiento-, como hijo de Dios tiene a su disposición.
Gracias a Dios que Él no me deja puesta la etiqueta, me señala el pecado, pero una vez perdonada, olvida.
¡Tenemos mucho que aprender de la gracia de Dios!
Que Él nos (me) ayude.

febe

lunes, 13 de octubre de 2008

Decir las cosas por su nombre

Jesús dijo: 'Y conoceréis la verdad, y la verdad os libertará' (jn 8:32)

Sé que puede parecer sacado de contexto, pero, por favor, permitidme que lo haga por un momento.

Jesús está hablando de la Palabra de Dios, fuente de la verdad, que nos hace libres. En Su Palabra vemos que Dios no se anda con eufemismos, sino que usa las palabras adecuadas y justas para designar las cosas. Es por eso que para estudiar la Biblia buscamos las palabras originales para conocer el significado concreto que Dios quiere transmitirnos.

Aplicado a nuestra vida, llamar a las cosas por su nombre nos ayuda a conocer y dar a conocer la verdad y, sí, esto nos hace libres.

¡Cuán diferentes son las cosas cuando las designamos con las palabras justas, adquieren las dimensiones adecuadas y podemos tratar con ellas!

No quiero promerter nada, por si no lo cumplo, pero me gustaría poder dar algunos ejemplos sobre lo que acabo de escribir. ¡Trataré de hacerlo en los próximos días!
Si tenéis alguna idea, compartidla!

Gracias por vuestra paciencia!

febe

jueves, 9 de octubre de 2008

...como Dios manda...

Tenemos esta expresión en castellano para indicar que una cosa está bien hecha o que debe hacerse como es debido.
Esta mañana leí esto en Éxodo 39: "Así fue acabada toda la obra del tabernáculo, del tabernáculo de reunión; e hicieron los hijos de Israel como Jehová lo había mandado a Moisés; así lo hicieron." (v.32) "En conformidad a todas las cosas que Jehová había mandado a Moisés, así hicieron los hijos de Israel toda la obra. Y vio Moisés toda la obra, y he aquí que la habían hecho como Jehová había mandado; y los bendijo. " (v.42-43).

Vemos muchos fracasos a través de la historia del pueblo de Israel, pero esta vez no. Esta vez hicieron tal cual Dios les mandó. Actuaron como Dios manda, ni más ni menos.

Esta frase hecha, para el cristiano no está vacía de contenido. Hay una manera de actuar, hay una manera de vivir como Dios manda, y no es inalcanzable, ni misteriosa, ni si quiera mísitca. "Amaros unos a otros" "Perdonaos vuestra ofensas" "orad unos por otros" "sobrellevad los unos las cargas de los otros".

"No está en el cielo, para que digas: ¿Quién subirá por nosotros al cielo, y nos lo traerá y nos lo hará oír para que lo cumplamos?
Ni está al otro lado del mar, para que digas: ¿Quién pasará por nosotros el mar, para que nos lo traiga y nos lo haga oír, a fin de que lo cumplamos?
Porque muy cerca de ti está la palabra, en tu boca y en tu corazón, para que la cumplas."

Deut. 30:14-14
saludos a todos los que pasais por aqui,
raquel

lunes, 1 de septiembre de 2008

El peso de la Historia

Hemos estado unos días en el sur de Francia, y hemos tenido oportunidad de visitar varios lugares, sobretodo, castillos y abadías medievales. Uno de los lugares que más me impresionó fue Aiguesmortes, una ciudad amurallada medieval en la que se construyó una torre inexpugnable: la Tour de Constance. No sé el porqué del nombre, pero parece un juego de palabras. Años más tarde fue utilizada como prisión para los 'disidentes religiosos' y, finalmente, sólo para mujeres hugonotas. Entre ellas, estaba Marie Durand, hermana de un pastor, que pasó 38 años encerrada en la celda que se ve en la foto, junto con otras mujeres. Finalmente fue liberada. En las paredes están gravados los nombres de los que estuvieron y murieron allí. En el ojo de buey que ilumina la estancia inferior, una palabra: 'resisté', resistir. Estando en ese lugar, ahora limpio e iluminado, se me erizaba la piel. Creyentes, seguramente mucho más valientes que yo, sufrieron por su fe, y lucharon por la libertad de conciencia. Hoy en día, los llamados cristianos nos estamos cargando muchos de los principios por los que muchos creyentes murieron, y nos conformamos con una vida cristiana superficial, cuando no mundana, tratando de evitar los problemas.
Oh! que el Señor me diera fuerzas para resistir, como esa hermana, sin renegar de mi fe en Jesucristo. No necesito una carcel para comprobar mi fe: mi vida diaria es el campo de batalla.

febe*

lunes, 4 de agosto de 2008

No volváis a Egipto


1 Y LLEGARONSE todos los oficiales de la gente de guerra, y Johanán hijo de Carea, y Jezanías hijo de Osaía, y todo el pueblo desde el menor hasta el mayor, 2 Y dijeron á Jeremías profeta: Caiga ahora nuestro ruego delante de ti, y ruega por nosotros á Jehová tu Dios, por todo este resto, (pues hemos quedado unos pocos de muchos, como nos ven tus ojos,) 3 Para que Jehová tu Dios nos enseñe camino por donde vayamos, y lo que hemos de hacer. 4 Y Jeremías profeta les dijo: Ya he oído. He aquí que voy á orar á Jehová vuestro Dios, como habéis dicho; y será que todo lo que Jehová os respondiere, os enseñaré: no os reservaré palabra. 5 Y ellos dijeron á Jeremías: Jehová sea entre nosotros testigo de la verdad y de la lealtad, si no hiciéremos conforme á todo aquello para lo cual Jehová tu Dios te enviare á nosotros. 6 Ora sea bueno, ora malo, á la voz de Jehová nuestro Dios, al cual te enviamos, obedeceremos; para que, obedeciendo á la voz de Jehová nuestro Dios, tengamos bien.
7 Y aconteció que al cabo de diez días fué palabra de Jehová á Jeremías. 8 Y llamó á Johanán hijo de Carea, y á todos los oficiales de la gente de guerra que con él estaban, y á todo el pueblo desde el menor hasta el mayor; 9 Y díjoles: Así ha dicho Jehová Dios de Israel, al cual me enviasteis para que hiciese caer vuestros ruegos en su presencia: 10 Si os quedareis quietos en esta tierra, os edificaré, y no os destruiré; os plantaré, y no os arrancaré: porque arrepentido estoy del mal que os he hecho. 11 No temáis de la presencia del rey de Babilonia, del cual tenéis temor; no temáis de su presencia, ha dicho Jehová, porque con vosotros estoy yo para salvaros y libraros de su mano: 12 Y os daré misericordias, y tendrá misericordia de vosotros, y os hará tornar á vuestra tierra. 13 Mas si dijereis: No moraremos en esta tierra, no obedeciendo así á la voz de Jehová vuestro Dios, 14 Y diciendo: No, antes nos entraremos en tierra de Egipto, en la cual no veremos guerra, ni oiremos sonido de trompeta, ni tendremos hambre de pan, y allá moraremos: 15 Ahora por eso, oid la palabra de Jehová, reliquias de Judá: Así ha dicho Jehová de los ejércitos, Dios de Israel: Si vosotros volviereis vuestros rostros para entrar en Egipto, y entrareis para peregrinar allá, 16 Será que el cuchillo que teméis, os alcanzará allí en tierra de Egipto, y el hambre de que tenéis temor, allá en Egipto se os pegará; y allí moriréis. (Jeremías 42)

***

Los pensamientos de Dios frente a nuestros pensamientos: la misericordia y protección de Dios en la que tenemos que depositar nuestra confianza (por fe, ya que las circumstancias no parecen favorables) frente a la salida favorable a ojos humanos: la vía facil.
Pero no podemos volver a Egipto, a pesar de que la vida se complique, a pesar de que a veces nos sintamos desmayar al ver lo pequeños que somos en medio de la multitud que nos rodea. Volver a Egipto es no confiar en Dios, es pensar que nos hemos equivocado de camino, que Dios es más pequeño de lo que decía...
Si hemos sido rescatados de la esclavitud de Egipto, no volvamos atrás. En una vida sitiada, Dios nos promete misericordia y protección.
Escuchémos la voz de Dios y pongámosla en práctica, sin desconfiar.

***
Cuando me siento desmayar, inevitablemente Dios me insta a través de Su Palabra a no volver atrás. Me sorprende y anima descubrir cada día la misericordia del Señor para conmigo. Y sé que es la misma que tiene para con aquellos que tratan de vivir sin Él habiéndole conocido.

febe*

martes, 22 de julio de 2008

seamos serios

Domingo por tarde. Un joven le dice a otro:

-Oye, ¿ya te acuerdas que predicas esta tarde?
- Sí, sí... he traido la corbata.


Uno podría pensar que para predicar hace falta la Palabra de Dios, estudio y oración....

lunes, 14 de julio de 2008

Perdón Señor


Perdón por mirar a los cristianos en vez de a Cristo.


A veces, las situaciones de nuestro alrededor nos hacen reaccionar para superarnos a nosotros mismos, a veces esas situaciones consiguen que luchemos y sigamos adelante con mas fuerza.

Otras veces, esas circunstancias, consiguen tirar de nosotros hacia abajo, nos atrapatan de los pies y nos estiran con fuerza, hacen que bajemos la mirada y dejamos de ver al Creador para ver las criaturas. ¿y qué son las criaturas? No son más que hombres, con sus imperfecciones y debilidades, con sus vicios y defectos... polvo, ceniza.


Estas últimas semanas estan siendo muy desanimantes porque aquellos que debieran ser de estimulo, aquellos que se supone debieran ser quienes nos ayudaran a ir hacia adelante, nos empujan hacia atrás.


En medio de la decepción sólo puedo decir: Señor, perdóname, porque hubo un punto, no se bien dónde, cuando dejé de mirarte a ti, para mirar a los hombres. Levanta mi vista, Señor, que mis ojos te vean, que tu poder me levante, que tu fuerza me empuje a seguir adelante.

viernes, 20 de junio de 2008

MALA MEMORIA


El ser humano tiene una tendecia a olvidar las cosas, caras, rostros.... El ser cristiano también.
Estoy leyendo el libro de Ezequiel, y es duro, es duro desde el principio. Dios le encomienda al profeta un trabajo y le anuncia de antemano que va a fracasar. La predicación de Ezequiel no iba a conllevar un arrepentimiento sin precedentes como el de Nínive. Dios le dice a Ezquiel que no le van a escuchar, pero que ha de ir, su "éxito" radica en la obedicencia a Dios.

A mitad de libro, Dios ya ha señalado los pecados del pueblo, y lo hace de forma directa y sin eufemismos. Uno de los que me llama poderosamente la atención es su olvido de Dios, que implica su abandono de Dios: "te olvidaste de mí, dice Jehová el Señor." Ez. 22:12; "te has olvidado de mí" Ez. 23:35.

Pero Dios quiere que sepamos quién es él. "y sabréis que yo soy Jehová el Señor." Ez. 23:49.

Curioso que Pablo se lo dice a Timoteo: "Acuérdate de Jesucristo" 2ª Tim. 2:8.

¡Que triste vivir como si Dios no existiera! Que no seamos así, que nuestra mente esté activa y ocupada, recoradando, aprendiendo , ahondando en tantas verdades de nuestro gran Dios, que no nos olvidemos de Él

domingo, 15 de junio de 2008

Y el tiempo pasa... y la vida con él...

Me siento en un torbellino de actividad, mi vida se me está escapando de las manos... trato de ser consecuente con mis ideales, cumplir lo que prometo... y sobretodo, si se lo prometo a Dios... no quiero conformarme con una vida activa y demasiado ocupada para las cosas importantes...
¿Sería capaz de vivir sin tener en cuenta a Dios? Algunos han podido, yo pienso que no me lo puedo permitir... le necesito tanto... aunque a veces le descuide en mi andar diario.
Doy gracias al Señor que su misericordia se renueva cada mañana, y que no se descuida de mí... pero necesito valor para cumplir mis promesas conmigo misma, porque si me defraudo a mí... ¿qué ejemplo o ayuda para otros voy a ser?

***

Soy consciente de que muchos leéis las páginas de este blog, y me sigue sorprendiendo cada día que pueda ser útil... pero Dios es así, a pesar de nuestras debilidades, nos usa, y, en sus manos, ¡somos hechos valiosos!

Estoy trabajando con mi vida... ¿oraréis por mí? os lo agradeceré.

¡Que Dios on bendiga!

febe*

viernes, 30 de mayo de 2008

Historia de otros tiempos, coraje para nuestros días


Muchas se sus amigas y vecinos pensaron que Ann era una romántica alocada cuando se marchó a la India en 1812. En esos tiempos era impensable que una joven mujer viajara a un punto pequeño y poco conocido en la tierra para trabajar entre los paganos y en situaciones primitivas. Aunque dejaba atrás a su familia con poca esperanza de verles otra vez en este mundo, Ann Hasseltine Judson insistió en querer ir; ella sabía que Dios le había llamado a hacer esta labor. Ann Hasseltine nació en 1789, en Bradford, Massachussets, el mismo año que la joven nación de Estados Unidos se instaurara como republica constitucional. Ann recibió a Cristo como su Salvador durante su adolescencia, y empezó a pasar tiempo estudiando la Biblia y en oración. Ella quería ser usada por Dios y en sus oraciones decía: “Dirígeme en tu servicio, y no pido más. No quisiera pedir mi posición de trabajo, ni mi lugar de trabajo. Permíteme solamente conocer tu voluntad, y yo rápidamente obedeceré”.
En 1810, a los 21 años, Ann quería ser misionera a algún país extranjero. Un pastor congregacionalista llamado Adoniram Judson deseaba lo mismo, y ambos se casaron el 5 de febrero de 1812. ¡El dia siguiente, los recién casados zarparon de Salem, Massachussets con destino Calcuta, India! Otros seis misioneros también fueron enviados a Calcuta. En esos días la East India Company se oponía a misiones, y pronto les ordenaron que se marcharan del país. Así fue como los Judson comenzaron sus labor misionera en Birmania, la antigua Myanmar, un país que encuentra entre India y China. El evangelio nunca había llegado a esa tierra de más de 15 millones de personas, y Ann oraba, “O tu que eres la Luz del mundo, disipa la espesa oscuridad que cubre Birmania, y haz que tu luz surja y brille. O, muestra tu gracia y poder entre los Birmanos. Somételos a tu Persona, y hazles tu pueblo escogido”. La familia Judson se estableció en Rangún, el puerto principal de Birmania, y comenzaron a aprender el idioma. No hubieron conversiones rápidas, pero Ann y Adoniram “(entendían) bien que los corazones de los paganos, igual como los corazones de los cristianos, están en las manos de Dios, y en su momento Él les traería a si”. Los birmanos solían decirles con frecuencia, “Vuestra religión es buena para vosotros, la nuestra para nosotros”. Los misioneros tenían la esperanza de que sus vidas convencieran a los birmanos de que el cristianismo también era bueno para ellos. Aún así, sólo hubieron 18 convertidos después de 9 años en Rangún.
Ann y Adoniram aprendieron el idioma birmano y tradujeron las Escrituras. Los birmanos jamás habían oído de un Dios que fuera eterno, sin principio ni fin. Y les era difícil encontrar palabras para describir las verdades cristianas con precisión. No obstante, Ann y Adoniram prepararon un libro de gramática el idioma birmano, imprimieron dos folletos, y tradujeron el evangelio de Mateo. Ann formó una sociedad de mujeres del país que se reunían los domingos para orar y leer las Escrituras.
A pesar de las condiciones difíciles de vida, Ann llegó a amar el país de Birmania, pues allá había aprendido tanto de la misericordia y de la gracia del Señor. Le fue difícil dejar su país adoptivo en 1822, cuando un problema grave del hígado le obligó a volver a América. Pero mientras estuvo en América, Ann escribió una historia de las misiones en Birmania, la cual tuvo una gran aceptación en América. Esto animó a muchos a hacerse misioneros. Ann hizo despertar el conocimiento de muchos a las condiciones de vida que tenían muchas mujeres birmanas, y lo importante que era que misioneras del género femenino trabajaran entre ellas. Cuando Ann volvió a su hogar en Rangún en 1823, ya amenazaba la guerra entre Gran Bretaña y Birmania. Cuando al final estalló, los birmanos pensaban que los americanos
eran socios de los ingleses, y a Adoniram le metieron en la cárcel de la pena de muerte. Ann, que por aquel tiempo estaba embarazada de dos meses, se convirtió en prisionera en su propia casa. Con valentía suplicó con los oficiales del gobierno por la vida de su marido, y de manera secreta consiguió llevarles provisiones y comida a Adoniram y a sus compañeros de cárcel.
Poco después de que naciera su hija, Adoniram se enfermó con la fiebre tropical. Con gran devoción Ann cuidó de él desde una pequeña choza cerca del portón de la prisión. Le obligaban a caminar descalzo más de 13 kilómetros por encima de arena y grava. Las plantas de sus pies eran ya carne viva, y ya estaba en el umbral de la muerte cuando llegó a Oungpen- le. Ann tomó a su hija y siguió a su marido. Consiguió que el carcelero y su familia le dejaran compartir una habitación, pero ella también enfermó seriamente con la viruela y la fiebre escarlata. Más tarde, Ann le dijo por carta a su hermano: "El meollo de mi malestar, consistía en la terrible incertidumbre de cuál sería nuestro fin. Lo que llenaba mis pensamientos es que mi marido moriría una muerte violenta; y que yo, evidentemente, me convertiría en una esclava,… Pero la consolación de la religión, en estas circunstancias de prueba, ¡ni fueron pocas ni pequeñas! Me enseñó a mirar más allá de este mundo, a aquel descanso, … donde Jesús reina y donde jamás entra la opresión". Cuando se firmó la paz entre Birmania y Gran Bretaña, Adoniram fue liberado y reunido con su esposa e hijita. Ann, no obstante, seguía muy débil. Murió de una fiebre el 24 de octubre de 1826. Su hija murió en el transcurso de los siguientes seis meses. Ann Hasseltine Judson fue la primera mujer misionera que partiera desde América; el relato de su amor constante hacia Cristo animó a muchas otras mujeres a que sirvieran a Cristo en el campo misionero.
A pesar de que Adoniram sufriera tanto de parte de los birmanos, se quedó en Birmania para llevar el evangelio de Cristo a la gente. Después de 24 años completó la traducción entera de la Biblia al birmano. Y cuando murió en 1850, Birmania contaba con 63 iglesias con 163 misioneros y líderes birmanos.


Extraído del Boletín “Castell i Baluard”. 1 Junio 2008

martes, 27 de mayo de 2008

¿Te va bien?



Nos vamos al capítulo 21 de Juan. Jesús había resucitado, pero los discípulos se metieron en la barca y se fueron a pescar.

Cuando Jesús llegó donde ellos estaban, la barca estaba a 200 codos (casi 100 m.) así que para que le oyeran tuvo que levantar la voz: Hijitos ¿tenéis algo de comer?. Y la respuesta es breve: No.


Y me hizo pensar, llevo una temporada con una agenda demasiado llena, entre semana y los fines de semana también, durmiendo poco y trabajando mucho. Me he metido en la barca y estoy a lo mío, en el mar de la vida, afanda... pero sin pescar nada, sin resultados, o más bien, cosechando estrés. Y llega Jesús y me pregunta, medio gritando, (porque estoy algo lejos): ¿Te va bien?. Y la respuesta es fácil y corta: NO. No va bien, estoy rendida y no tengo los resultados de la vida feliz y ocupada que nos vende esta sociedad.


Hay que volver a la orilla, a comer con Jesús, a tener comunión, sin prisas, sentarse a sus pies a escuchar sus enseñanzas, para luego vivirlas. Objeciones: es que no tengo tiempo de pararme. Pues si no tomas ese tiempo, la barca irá adentrandose más y más en las ocupaciones de la vida, cada vez más lejos de la orilla, cada vez más dificil escuchar la voz de Jesús, llamando.


"Pero acerca del amor fraternal no tenéis necesidad de que os escriba, porque vosotros mismos habéis aprendido de Dios que os améis unos a otros; y también lo hacéis así con todos los hermanos que están por toda Macedonia. Pero os rogamos, hermanos, que abundéis en ello más y más; y que procuréis tener tranquilidad, y ocuparos en vuestros negocios, y trabajar con vuestras manos de la manera que os hemos mandado, a fin de que os conduzcáis honradamente para con los de afuera, y no tengáis necesidad de nada. " 1a Tes. 4


Quizá no podemos dejar de hacer nada de lo que estamos haciendo, quizá no podemos aliviar nuestra agenda, pero si podemos aliviar nuestro corazón reposando en Dios en las muchas cosas que tenemos que hacer. Escuchando la voz de Jesús, dejándonos guiar por él.


A todos lo que estais estresados, ánimo, vamos a la orilla, sin comunión con Jesús no podremos seguir viviendo en la tranquilidad y amor del Señor.




raquel

domingo, 25 de mayo de 2008

'Con amor eterno te he amado; por tanto, te soporté con misericordia'
Jeremías 31:3

Hay días en que me siento mal, en los que pienso que Dios se hartará de mí porque siempre estoy con lo mismo... no soy fiel, no soy perseverante, no vivo tan cerca de Él cómo debiera, y cada cierto tiempo, casi cíclicamente, tengo que ir delante de su presencia, avergonzada, y pedirle que tenga misericordia de mí. Muchas veces, me cuesta acercarme a Él de nuevo porque pienso que se hartará de mí, que ya no me escuchará más, que, al verme piensa -como pensaría yo- 'ya está otra vez con lo mismo...'

Pero no, Dios no es así: su amor es eterno, perfecto, completo. Como nos amó al principio nos ama ahora, y Él sigue siendo fiel, a pesar de nuestra infidelidad.

Gracias, Señor, porque me soportas con misericordia

jueves, 15 de mayo de 2008

Demasiados días sin actualizar...


La vida tiene su ritmo, a veces pausado, a veces trepidante... Y muchas veces el ritmo de la vida nos marca nuestra relación diaria con Dios. Lo digo por mí, pero supongo que no debo ser la única...
Yo llevo unos días de cambios, de situaciones difíciles de sobrellevar con naturalidad... y esto causa una especie de ritmo que, además de trepidante, parece ser errático... Trato de encontrar mi momento y lugar para estar con Dios, para leer Su Palabra, para orar... y parece que todos los lugares están llenos de gente y todos los momentos ocupados...
Dios tiene misericordia con nosotros, y es bueno, ¡menos mal que Él es siempre fiel en esto! pero mi fidelidad me reporta grandes beneficios, que sólo experimento al practicarla...
Ahora mismo escribo esto, lo comparto con el mundo -contigo, seas quién seas, estés dónde estés, que estás leyendo estas líneas- y estoy dejando que el tiempo trepidante pase y éste, no volverá.
Una hermana decía el otro día que, en realidad, tenemos todo el tiempo, la frase 'no tengo tiempo' no es verdad; lo que pasa es que no lo aprovechamos con la mente clara de lo que significa que pase. Un día más, 24 horas, semanas, meses, años... vida... y ¿para qué la uso?

Hay tiempo para cada cosa, pero todo el tiempo nos lo da Dios, así que, en realidad, es suyo.

Mejor que vaya a hacer aquello sobre lo que estoy teorizando...

febe*

viernes, 25 de abril de 2008

pastor... no hay más que Uno


"El que no entra por la puerta en el redil de las ovejas, sino que sube por otra parte, ése es ladrón y salteador. Mas el que entra por la puerta, el pastor de las ovejas es. A éste abre el portero, y las ovejas oyen su voz; y a sus ovejas llama por nombre, y las saca. Y cuando ha sacado fuera todas las propias, va delante de ellas; y las ovejas le siguen, porque conocen su voz. Mas al extraño no seguirán, sino huirán de él, porque no conocen la voz de los extraños.


Todos los que antes de mí vinieron, ladrones son y salteadores; pero no los oyeron las ovejas. Yo soy la puerta; el que por mí entrare, será salvo; y entrará, y saldrá, y hallará pastos. El ladrón no viene sino para hurtar y matar y destruir; yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia. Yo soy el buen pastor; el buen pastor su vida da por las ovejas. Mas el asalariado, y que no es el pastor, de quien no son propias las ovejas, ve venir al lobo y deja las ovejas y huye, y el lobo arrebata las ovejas y las dispersa. Así que el asalariado huye, porque es asalariado, y no le importan las ovejas. Yo soy el buen pastor; y conozco mis ovejas, y las mías me conocen, así como el Padre me conoce, y yo conozco al Padre; y pongo mi vida por las ovejas."

Jesucristo

domingo, 20 de abril de 2008

remiendos

Hoy he estando remendando mis medias... aparentemente están bien, nadie diría que justo en la punta, a la altura de los dedos, tienen más de 6 remiendos... Me resisto a tirarlas y comprar otras porque considero que, a pesar de estos agujeros recosidos, están bien :) Me parece que ésta es una realidad que a más de uno os suena, ¿no? A pesar de que trate de arreglarlas sé, que, tarde o temprano, lo que me resisto a hacer sucederá: tendré que comprar otras, éstas ya no servirán.
Me ha venido a la mente, mientras cosía los agujeros de mis medias, un pasaje que leí hace muy poquito en Jeremías:
'Y descendí á casa del alfarero, y he aquí que él hacía obra sobre la rueda. Y el vaso que él hacía de barro se quebró en la mano del alfarero; y tornó é hízolo otro vaso, según que al alfarero pareció mejor hacerlo. Entonces fué á mí palabra de Jehová, diciendo: ¿No podré yo hacer de vosotros como este alfarero, oh casa de Israel, dice Jehová? He aquí que como el barro en la mano del alfarero, así sois vosotros en mi mano, oh casa de Israel'. (Jeremías 18:3-6)
Quizá os parezca un poco surrealista que de las medias pase a una vasija de alfarero... pero a veces nuestra mente ata cabos de maneras un tanto especiales...
Mi vida, a veces parece llena de remiendos: suturas temporales para salir del paso, sabiendo que la solución no es el remiendo sino la renovación. Así como la vasija del alfarero si se rompe hay que rehacerla, nuestras vidas deben renovarse día a día, en las manos de Dios.

No te conformes con remiendos: busca la renovación completa.

febe

lunes, 14 de abril de 2008

¿SER O ESTAR? ESA ES LA CUESTION

Diría Shakespeare ¿ser o no ser? Esa es la cuestión... bueno, todos somos porque aquí estamos... pero no va por ahí la cosa.

Me explicaron de una excursión, iban dos personas solas, el día era bueno, hacía sol, por aquí por allá iban encontrando algunas placas de nueve, cuanto más subían más nieve encontraban y seguían ascendiendo a la cima, tranquilos, disfrutando del paisaje y del día.
A partir del mediodía el día se giró, se veían venir unas nubes grisáceas de lejos, no parecían demasiadas, ni peligrosas y no parecían ir deprisa. Así que siguieron subiendo hasta que las nubes no estaban lejos, sino que, de hecho las tenían encima. Se oían chasquidos de rocas alrededor y a lo lejos vieron que las placas de nieve se movían y rodaban montaña abajo. Era peligroso estar allí. Empezaron a caminar rápido deshaciendo el camino recorrido. Recordaron haber pasado por debajo de una enorme roca que bien les podría servir de techo. Apretaron el paso todo lo que les permitía el cansancio acumulado y la intranquilidad.
Por fin, llegaron a la roca, y en ese mismo momento un chasquito, un rumor, y de pronto un fuerte ruido y un pequeño temblor, un avalancha cerraba el camino por los dos lados y no les sepultó gracias a la gran roca que les servía de techo. Estaban a salvo.

Vivimos en este mundo rodeado de tormentas, peligros y muchas veces creemos estar a salvo porque tenemos una familia, unos estudios, estamos a salvo por tener dinero, un trabajo. Creemos estar a salvo por tener una posición, incluso una moral. Pero eso no es todo. DIOS OFRECE MAS. No sólo nos permite estar a salvo bajo sus alas pero nos ofrece SER salvos. Es más profundo, va más allá de las circunstancias, implica que aunque tu familia, tu trabajo, tus estudios, tu posición o tu moral te fallen... tu condición de salvado no cambia, porque ser salvo no depende de ti, depende de Dios, es Él quien a prometido guardarte.


“que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos SERÁS salvo” Rom. 10:9 (no dice estarás a salvo, sino serás).

“Cree en el Señor Jesucristo, y SERÁS salvo” Hechos 16:31

jueves, 10 de abril de 2008

después de la tormenta...

He vuelto... después de unos días de silencio tras una crisis, la calma ha vuelto a mi vida (¡cómo cuesta volver a la normalidad!). La paz de Dios, que sobrepuja todo entendimiento, ha sosegado mi mente y mi corazón, para que pueda pensar y volver a acercarme a Él con confianza... ¡Dios es bueno!

Este fin de año pasaron unas tarjetitas con versículos, para que cada uno de los que estábamos presentes cogiera uno al azar. A mí me tocó: 'Todo lo puedo en Cristo que me fortalece' (Fil. 4:12) y pensé '¡bueno! será por algo... ¡ya lo veré!', y, la verdad es que me lo tomé como mi versículo del año, para meditar y estar atenta a la enseñanza que Dios pudiera darme sobre él... Bueno, he empezado las prácticas! =) os paso un link, es un artículo del Dr. Pablo Martínez en la web de Pensamiento Cristiano: http://www.pensamientocristiano.com/Mes/200209.shtml
Se titula 'El secreto del contentamiento'.

Mi próxima entrada será sobre algo que estoy reflexionando sobre el tema...

Gracias por estar ahí,

febe*

miércoles, 9 de abril de 2008

SOLA SCRIPTURA

El sábado pasado tuvimos la oportunidad de ver, tocar y husmear una colección de más de 150 Biblias antiguas y modernas en varios idiomas. Es la colección del pastor Moisés Campos, de Olot.
La exposición se complementa con unos paneles explicativos de la historia de la Biblia. Todo ello, unido a estar con amigos y hermanos hicieron de la tarde del sábado un rato muy agradable.

Además, Moisés predicó, un mensaje muy acorde con el tema. La queja de Dios:
“Le escribí las grandezas de mi ley, y fueron tenidas por cosa extraña.” Oseas 12:8

¡Dios quejándose! Con razón, por supuesto, quejándose de que su pueblo no conoce su ley, que no conoce su Palabra, que no conoce su voz.

La predicación podría resumirse en una sola frase: LEE LA BIBLIA. Tiene todo el consejo de Dios para tu vida, para todo lo que necesitas, es grande, es perfecta, hay sabiduría, empápate de la Biblia!

El pueblo de Israel oía la ley de Dios y era como si les hablaran en otro idioma, y mi pregunta es ¿me pasa a mí lo mismo?¿te pasa a ti? Leo la Biblia y es ¿cómo si oyera llover? ¿me entra por un oído y me sale por el otro? O ¿me entra en el oído y no me llega al corazón? O ¿simplemente me toca la fibra sensible pero después no hay una consecuencia práctica en mi vida diaria?

Necesito más Biblia en mi vida. Necesito más Cristo en mi.

raquel

viernes, 4 de abril de 2008

AL SOL


Que semana tan larga, cuanto cansancio, cuanto correr, cuanto desgaste emocional.

Es hora de parar y mirar hacia el cielo, abrir los brazos y respirar hondo, dejar que el sol de acaricie la cara.

Para y piensa (que es gratis) y recuerda cómo de grande es el amor de Dios, recuerda por un instante lo que Cristo hizo por ti. Y recuerda que aun está por ti. Nadie más cerca que Él, nadie te ama más que Él.

"Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar. Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas; porque mi yugo es fácil, y ligera mi carga. "
Mateo 11:28-30

martes, 1 de abril de 2008

ENTRADA LIBRE


"Así que, hermanos, teniendo libertad para entrar en el Lugar Santísimo por la sangre de Jesucristo, por el camino nuevo y vivo que él nos abrió a través del velo, esto es, de su carne, y teniendo un gran sacerdote sobre la casa de Dios, acerquémonos con corazón sincero, en plena certidumbre de fe, purificados los corazones de mala conciencia, y lavados los cuerpos con agua pura." hebreos 10:19-22


Tenemos libertad para entrar.... ¿entramos? Podemos acercarnos... ¿pero cómo?

No tenemos impedimento para ir a la presencia de Dios, podemos entrar, en libertad, porque Cristo mismo abrió el camino. Y Dios Padre quiso que fuera así.


Pero cuando vamos ¿cómo vamos? Desaliñados, de cualquier manera, con prisas, como el que deja un post-it con una nota recordatoria y rápida? O vamos a deleitarnos en la presencia de Dios? Vamos en nuestras propias fuerzas a decirle a Dios lo que tiene que hacer por nosotros? O vamos en humildad a derramar nuestro corazón a Dios y a dejar que Él haga su voluntad?


Vamos convencidos de que Dios tiene la solución a cualquier cosa de la que tengamos necesidad? O vamos pensando que no servirá de nada? Dice el texto en plena certidumbre de fe, o lo que es lo mismo, sin lugar a dudas.


Tenemos entrada libre, no la malogremos con nuestra humanidad, vayamos a Dios buscandole de verdad, por lo que Dios es, no por lo que nosotros queremos ser.


bendiciones,

raquel

miércoles, 26 de marzo de 2008

¿yo? ¿burro?


"Id a la aldea que está enfrente de vosotros, y luego hallaréis una asna atada, y un pollino con ella; desatadla, y traédmelos. Y si alguien os dijere algo, decid: El Señor los necesita; y luego los enviará."

Llevo dandole vueltas unos cuantos días a este pasaje, un pensamiento que el Señor puso hace ya al menos un par de años, y ahí sigue. Voy!


¿Alguien quiere ser comparado con un burro? Sin duda es un animal que se asocia con la necedad, si alguien te dice: que burro eres! no te está alabando... Con todo en este pasaje estos dos animales son necesarios para Jesús. !El Señor de la gloria necesitaba dos asnos! Sorprendente, no un caballo blanco de raza española o un pura sangre, no, una asna y un pollino.

Al entrar en Jerusalen la gloria fue para Cristo, no para los asnos, evidentemente.


¿Dónde quiero ir a parar? Pues que ojalá fuese yo como un burrito, humilde, sencillo, atado a un palo esperando que el Señor "me necesite", dispuesto a hacer lo que Dios quiera cuando Dios quiere, util en el momento preciso, transporte de la gloria de Cristo, solamente un instrumento, un vehículo.


Visualiza la imagen por un momento de la entrada en Jerusalen, los vítores, las alabanzas eran para Cristo! pero muchas veces los queremos nosotros, queremos ser alabados por hacer lo que debemos... (Lucas 17:10) queremos la gloria, y nos olvidamos que nosotros no somos más que portadores de la gloria de Otro, quien ha puesto en nostros un resplandor de la Suya propia.


No nos gusta ser humillados, pero es una de las lecciones más grandes que Jesús nos enseñó con su propia vida.


"Bueno me es haber sido humillado, para que aprenda tus estatutos" Salmo 119:71.


La próxima vez que te llamen burro.... no te enfades... reflexiona. =)


raquel

martes, 25 de marzo de 2008

'aunque las gentes...'

'Así dijo Jehová: No aprendáis el camino de las gentes, ni de las señales del cielo tengáis temor, aunque las gentes las teman. Porque las ordenanzas de los pueblos son vanidad: porque leño del monte cortaron, obra de manos de artífice con azuela. Con plata y oro lo engalanan; con clavos y martillo lo afirman, para que no se salga. Como palma lo igualan, y no hablan; son llevados, porque no pueden andar. No tengáis temor de ellos; porque ni pueden hacer mal, ni para hacer bien tienen poder. No hay semejante á tí, oh Jehová; grande tú, y grande tu nombre en fortaleza. ¿Quién no te temerá, oh Rey de las gentes? porque á tí compete ello; porque entre todos los sabios de las gentes, y en todos sus reinos, no hay semejante á ti' (Jeremías 10:2-7)

Nuestro Dios no es una invención humana, no necesita de nosotros... no necesita que lo construyamos, ni que lo vistamos, ni que lo llevemos de acá para allá... Dios es eterno, es espíritu, es omnipotente, omnisciente... Somos nosotros los que dependemos de Él.
Aunque las gentes saquen a sus dioses y los veneren, aunque nos insten a tener temor de ellos, sólo debemos temer a aquél que realmente tiene poder en nuestras vidas.

Me ha hecho pensar mucho esta frase... 'aunque las gentes...', como dijo Josué al pueblo de Israel:
'Ahora pues, temed á Jehová, y servidle con integridad y en verdad; y quitad de en medio los dioses á los cuales sirvieron vuestros padres de esotra parte del río, y en Egipto; y servid á Jehová.
Y si mal os parece servir á Jehová, escogeos hoy á quién sirváis; si á los dioses á quienes siervieron vuestros padres, cuando estuvieron de esotra parte del río, ó á los dioses de los Amorrheos en cuya tierra habitáis: que yo y mi casa serviremos á Jehová' (Josué 24:14-15)

¡Que Dios os bendiga!

febe*


jueves, 20 de marzo de 2008

hace casi dos mil años...


Hoy me he dado cuenta de que estamos en lo que se le llama 'la semana santa'... en realidad es la pascua judía, que tenía que ayudar a los israelitas a recordar que Dios los rescató de la esclavitud en Egipto...
Ya, ya sé que me he dado cuenta de algo evidente (ando un tanto liada últimamente), pero me ha hecho pensar... Yo también puedo celebrar que hace unos dos mil años, el Señor Jesucristo consumó mi redención, aún cuando yo no había nacido, ni había pecado... Cristo completó mi Salvación, mi rescate de Egipto...
Espero que todos podamos celebrar en estos días nuestra liberación de la esclavitud del pecado... ¡una buena celebración!
¡Que Dios os bendiga!

febe*

lunes, 17 de marzo de 2008

'caminaron en sus consejos'

He empezado a leer otro libro (soy experta en leer varios libros a la vez =), se llama Es bueno o es malo (el título completo sería Un estudio reciente revela que la mayoría de los jóvenes de nuestras iglesias ya no son capaces de determinar lo que es bueno o es malo) de Josh McDowell y Bob Hostetler (Editorial Mundo Hispano, 1999). Una de las primeras -y me parece que principales- cosas que plantea es que la ignorancia y confusión acerca de qué es la verdad y, por tanto qué es bueno y qué es malo, es una de las principales causas de que los jóvenes incurran en pecados 'graves' y/o en vidas de pecado habitual.
He estado pensando... sí que es verdad que en nuestra sociedad se ha perdido de vista el referente claro de la verdad, y todo se ha convertido en relativo, y por tanto, en posible. Pero me parece que esto no es la primera vez que ocurre... sigo leyendo en Jeremías... fijáos:
'Porque no hablé yo con vuestros padres, ni les mandé el día que los saqué de la tierra de Egipto, acerca de holocaustos y de víctimas: mas esto les mandé, diciendo: Escuchad mi voz, y seré a vosotros por Dios, y vosotros me seréis por pueblo; y andad en todo camino que os mandare, para que os vaya bien. Y no oyeron ni inclinaron su oído; antes caminaron en sus consejos, en la dureza de su corazón malvado, y fueron hacia atrás y no hacia adelante' (Jer. 7:22-24)
Yo también soy joven, y he sido adolescente, y he pecado, sabiendo que lo hacía, y he intentado convertir la verdad que me señalaba como pecadora en relativa... para seguir pecando sin sentirme mal. Me parece que esto no es típico de los adolescentes... sino de los humanos...
Que el Señor nos dé oído atento y temor de Dios para obedecerle, y no tergiversar Su verdad.

ánimo

febe*

miércoles, 12 de marzo de 2008

'no me afecta'

Sólo unos versículos de los capítulos 4 y 5 de Jeremías; hablan por sí solos...

'Si te has de convertir (...), conviértete a mí; y si quitares de delante de mí tus abominaciones, no andarás de acá para allá' (Jer. 4:1)
'Haced barbecho para vosotros, y no sembreis sobre espinas' (Jer. 4:3)
'Azotástelos y no les dolió; consumístelos, y no quisieron recibir corrección; endurecieron sus rostros más que la piedra, no quisieron tornarse' (Jer. 5:3)
'Porque resueltamente se rebelaron contra mí (...). Negaron a Jehová y dijeron: Él no es, y no vendrá mal sobre nosotros, ni veremos cuchillo ni hambre' (Jer. 5: 11-12)
'Vuestras iniquidades han estorbado estas cosas [la lluvia temprana y tardía en su tiempo y el tiempo de la siega, lo que Dios había prometido a su pueblo]; y vuestros pecados apartaron de vosotros el bien' (Jer. 5:25)

Al leer estos pasajes, me he acordado de esta frase que nos decíamos entre nosostros hace unos años: 'no me afecta'. No sé porqué, he pensado en el pueblo de Israel, diciéndole a Dios 'no me afecta'. Y es que, verdaderamente llega un momento en que, si vamos más allá en nuestro pecado, en nuestro apartarnos de Dios, no nos afectan ni Su Palabra, ni Su corrección, ni su amor. Podemos llegar a decir, con arrogancia 'Él no es, y no vendrá mal sobre nosotros, ni veremos cuchillo ni hambre', es decir: todo esto es un invento, no me pasará nada... Dios, Su Palabra, Sus adevertencias... no me afectan.

Que el Señor nos guarde de esto: porque 'el que piense estar firme, mire que no caiga'.

con amor,

febe*

martes, 11 de marzo de 2008

Jesús es maravilloso

He estado leyendo el libro de Hebreos para un trabajo que tenia que hacer para la Escuela Biblica, había que centrarse en la figura de Jesús como intercesor. Y después de leer el libro del tirón, no puedo llegar a otra conclusión de que Jesús es simplemente maravilloso.

Una de las cosas que me llamaron la atención fue el camino que hizo para venir a la tierra, dice que "traspasó los cielos". Y los traspasó dos veces, para venir a la tierra, y para volver a la diestra del Padre. Abrió así el camino, via directa, abierta con el Padre.

Era imposible que nosotros llegaramos a Dios si Cristo no hubiera abierto el camino, lo que era imposible para el hombre, traspasar los cielos y llegar a Dios, es posible para el hombre pecador arrepentido que cree en Jesús y le sigue hasta la misma presencia de Dios.

No puedo entender porqué Cristo se hizo hombre, tiene tantos beneficios para nosotros... Se hizo carne, gustó nuestras miserias y puede así compadecerse de nosotros. Cristo puede con la autoridad de la experiencia poner su mano en nuestro hombro y decir: te entiendo. Y tiene el poder y la autoridad como Dios de decirnos igualmente: Sigue adelante, hay salida, yo puedo llevar tu carga.

Tenemos una salvación verdaderamente grande, tenemos un Salvador que es maravillosamente real.

Animo.

raquel

miércoles, 5 de marzo de 2008

'vuélvete a mí'

El domingo aparecía en el periódico (La Vanguardia) un artículo sobre una lectura alternativa de la Biblia, en la que el autor decidía entender el Antiguo Testamento como una lucha constante entre un Dios vengativo y sanguinario y un pueblo que quería practicar otro tipo de religión (buscaré la referencia, ahora no lo tengo a mano).
Me pregunto cómo una persona puede leer el Antiguo Testamento y sacar esta conclusión... yo no dejo de sorprenderme de la misericordia de Dios expresada en sus páginas... a veces, parecen verdaderos lamentos del Señor por su pueblo.
Sin ir muy lejos, en Jeremías hay muchísimas muestras de la misericordia de Dios desde las primeras páginas. Dios expone el pecado de su pueblo, pero muestra su intención, su deseo de restaurarle. Una de las cosas que más me ha sorprendido es que Dios da palabras a Jeremías para los hijos de Israel en la deportación: 'Ve, y clama estas palabras hacia el aquilón, y di: vuélvete, oh rebelde Israel, dice Jehová: no haré caer mi ira sobre vosotros: porque misericordioso soy yo, dice Jehová, y no guardaré para siempre el enojo' (Jer. 3: 12) Dios había avisado a Israel de lo que sucedería si no se arrepentían, había mandado muchísimos profetas llamando a su pueblo al arrepentimiento... pero no se convirtieron. Y aún depsués de ejecutar su castigo, les manda palabras de perdón desde kilómetros de distancia... ¿eso es crueldad?
No: es amor. Sólo un profundo amor sería capaz de perdonar a su cónyuje múltitud de infidelidades evidentes... Sólo un Dios amoroso nos da la oportunidad, día a día, de volver a Él, a pesar de nuestros pecados y rebeliones, y gozar de una relación pura, como si nada hubiera pasado.

febe*

sábado, 1 de marzo de 2008

cisternas rotas...

El primer mensaje de Dios a su pueblo a través de Jeremías, deja el corazón encogido ante la actualidad de las palabras del Señor, que podría incluso aplicarse a nuestra vida. ¿Cuántos de los que hemos conocido caminando en los caminos del Señor continuan ahora? ¿Cuántos han renunciado a Cristo por el camino? ¿Cuántas veces, yo misma, he clamado al Señor '¿a dónde iré? tú tienes palabras de vida eterna' cuando me he planteado dejar de luchar la vida cristiana?

'Así dijo Jehová: ¿qué maldad hallaron en mí vuestros padres, que se alejaron de mí, y se fueron tras la vanidad y tornáronse vanos? (...) Por tanto entraré aún en juicio con vosotros, dijo Jehová, y con los hijos de vuestros hijos pleitearé. Porque pasad a las islas de Chittim y mirad, y enviad a Cedar, y considerad cuidadosamente, y ved si se ha hecho cosa semejante a ésta: si alguna gente ha mudado sus dioses, bien que ellos no son dioses. Pero mi pueblo ha trocado su gloria por lo que no aprovecha. Espantaos, cielos, sobre esto, y horrorizaos; desolaos en gran manera, dijo Jehová. Por que dos males ha hecho mi pueblo: dejáronme a mí, fuente de agua viva, por cavar para sí cisternas, cisternas rotas que no detienen aguas' (Jeremías 2:5, 9-13)

Son tres pasos: 1. Alejarse de Dios (fuente de agua viva), 2. Ir tras la vanidad (cavar para sí cisternas) 3. volverse vanos (conformarse con cisternas rotas que no detienen aguas)

Muchas veces, quizá sin alejarnos del todo de Dios, cavamos nuestras propias cisternas y nos conformamos con el agua de la lluvia que queda en ellas. Pudiendo tener agua viva, pura, elegimos 'nuestra propia agua', agua de cisterna, contaminada, nuestros recursos vanos... y corremos el peligro de volvernos vanos.

'Respondió Jesús y díjole: Cualquiera que bebiere de esta agua, volverá a tener sed; mas el que bebiere del agua que yo le daré, será en él una fuente de agua que salte para vida eterna' (Juan 4: 13-14)

Dios me da agua viva en mi interior... ¿para qué quiero cisternas? ¿es que el manantial dejará de brotar?

(continuará...)

febe*

miércoles, 27 de febrero de 2008

Jehová está conmigo como poderoso gigante


Jeremías tenía unos 23 años cuando Dios le anunció que lo había escogido desde antes de nacer para ser profeta a las naciones. Jeremías replicó: '¡Ah! ¡Ah! ¡Señor Jehová! He aquí, no sé hablar, porque soy niño'
Intentad poneros en su lugar... ¡ser profeta en ese tiempo! Seguro que sabía lo que implicaba (aunque fuera en parte), y se sintió inseguro de si mismo. Evidentemente, Jeremías solo no podía hacerlo.
Dios le responde: 'No digas, soy niño; porque a todo lo que te enviaré irás tú, y dirás todo lo que te mandaré'
No le deja lugar para las excusas, pero le da motivos más que suficientes para cumplir su voluntad: 'No temas delante de ellos, porque contigo soy para librarte, dice Jehová'
Jeremías tenía miedo, pero le dijo al Señor 'soy niño'... cuantas veces por temor buscamos excusas para no hacer las cosas, tratamos de encontrar motivos que nos justifiquen y no revelen la realidad de nuestro corazón... Con el Señor, sin embargo, las excusas no valen, porque cuando nos encarga algo, nos capacita para llevarlo a cabo y, además, nos promete su presencia y ayuda. Trata con nosotros de forma tan personal que nos da las palabras que necesitamos en lo más profundo de nuestro ser: él conoce lo que nosotros mismos tratamos de esconder.
Desde ese momento, el Señor le repetirá a Jeremías muchas veces que está con él. Y Jeremías, lo creerá, y lo aplicará a su vida. En el capítulo 20, en el que el profeta sufre por causa de su ministerio ('Alucinásteme, oh Jehová, y hállome frustrado'), dice: 'Mas Jehová está conmigo como poderoso gigante' (Jer. 20:11)
***
Nuestro Dios trata con nosotros con paciencia y misericordia, con pericia. Y, aunque tardemos, llegará un día que comprenderemos de forma práctica lo que nos ha querido enseñar.

febe*

martes, 26 de febrero de 2008

FIEL VIVIENDO CON EL ENEMIGO

"Y Acab llamó a Abdías su mayordomo. Abdías era en gran manera temeroso de Jehová" 1º Reyes 18:3

Este Abdías era el mayordomo del rey Acab... y qué decir en cuanto a la piedad del rey Acab y su esposa Jezabel (piadosos de Baal pero no de Jehová).

Me sorprende este hombre fiel aun siendo siervo del enemigo. Protegió a 100 profetas de Dios de la mano del rey, los escondió en cuevas y les alimentó salvando así su vida, de mano de su amo, del rey Acab, y jugándose la propia.

Y ahora en 1º Reyes Elías se encuentra con él y le pide que vaya a decirle al rey que quiere verle. Abdías está seguro que si lleva ese recado al rey, Acab lo matará. Así que expone al profeta las razones por las que cree que es "mala" idea. Entre ellas, le recuerda que él es temeroso de Dios. Le ha servido aun a costa de su propio cuello. No nos olvidemos la biblia no dice que Abdías era temeroso de Dios, no, era EN GRAN MANERA temeroso de Dios.

Después del discurso y la defensa de Abdías para no ir a decirle a Acab que Elías quiere verle, Elías sólo dice: Vive Jehová de los ejércitos, en cuya presencia estoy, que hoy me mostraré a él.
Y se acaba la discusión. El siguiente versículo dice:"Entonces Abdías fue a encontrarse con Acab, y le dio el aviso".

Abraham discutió con Dios acerca de Sodoma, Moisés argumetó que él no era capaz de llevar al pueblo, Gedeón pidió pruebas milagrosas de que Dios haría lo que había dicho, Jeremías gritó ¡ay de mi que soy niño! Pero Abdías, que era en gran manera temeroso de Dios, no replica la voluntad de Dios, sino que la cumple y punto.

Vivimos en días en las que convivimos con el enemigo, nos movemos en el mundo, quizá en parte le servimos, 8 o 9 horas cada día acambio de un sueldo, pero podemos seguir siendo en gran manera temerosos de Dios, podemos seguir obedeciendo a lo Abdías, sin discutir con Dios.

Animo, que nuestro testimonio sea una relidad en medio del mundo hostil.

raquel

viernes, 22 de febrero de 2008

Dos hombres jóvenes

Jeremías fue llamado por Dios cuando tenía unos 23 años, más o menos la misma edad que el rey Josías, que comenzó a reinar con 8. Estos dos jóvenes fueron temerosos de Dios y valientes, en un tiempo en que las canas eran equivalentes a sabiduría, y los jóvenes debían guardarse de mostrar sus opiniones en público. Dios los usó a ambos. Jeremías, en su juventud, empezó a profetizar en contra de la maldad de Israel, a hablarles de parte de Dios para que se arrepintieran. Josías, al leer el libro de la ley que encontró Hilcías (el padre de Jeremías), 'rasgó sus vestidos' (2Reyes 22:11) y se interesó por la voluntad de Dios, y leyó delante de todo el pueblo el libro y empezó una reforma en Israel.
La diferencia entre ellos dos y los otros jóvenes era su corazón: dice 2Reyes 22:2 que Josías 'hizo lo recto en ojos de Jehová y anduvo en todo el camino de David su padre (no de Amón, su padre), sin apartarse a diestra ni a siniestra'. Jeremías 1:5 nos revela que Dios conoció, santificó y dió a Jeremías por profeta desde el vientre de su madre.
Ambos fueron voceros de Dios para su pueblo y las naciones, pero lo fueron escuchados. Sin embargo, ambos fueron agradables a Dios, y vivieron conforme a su conciencia.

Que el Señor nos dé fuerzas para ser como ellos: valientes, decididos, comprometidos con el Señor y su Palabra.

¡Ánimo!

febe*

jueves, 21 de febrero de 2008

Con todo... toda su vida

"Con todo, el corazón de Asa fue perfecto para con Jehová toda su vida"
1º Reyes 15:14
Asa era la tercera generación de reyes rebeldes y desobedientes a Jehová, de alguna manera (evidentemente no por herencia- la fe no se hereda-) él amaba a Dios, de forma activa. Hay una lista de cosas que hizo por amor a Jehová, entre ellas no permitir a su propia madre ser reina madre porque había hecho un ídolo a Asera. (se enfrentó a su propia familia por amor a Dios).
A pesar de todo, no quitó los lugares alto. Y ahí viene la frase que ha cautivado mi pensamiento hoy: "Con todo, el corazón de Asa fue perfecto para con Jehová toda su vida".
Nuestra vida no es perfecta, pecamos, cometemos errores, nos caemos, nos equivocamos.... Como todos los humanos que pisan esta tierra! Con todo, Dios nos ama. Con todo, Dios nos perdona. Con todo, Dios nos tiene misericordia. Con todo, yo quiero ser de corazón perfecto toda mi vida para Dios.
Animo!
raquel

miércoles, 20 de febrero de 2008

'en esto pensad'


'Cuando yo decía: mi pie resbala: tu misericorda, oh Jehová, me sustentaba. En la multitud de pensamientos dentro de mi, tus consolaciones alegraban mi alma' (Salmos 94:18-19)

Este versículo hace tiempo que me ronda por la cabeza. Desde que lo leí me quedé sorprendida con él: 'en la multitud de mis pensamientos dentro de mi'... ¿al salmista le pasaba lo mismo que a mí? En momentos de debilidad, de duda, de miedo... los pensamientos borbotean dentro de mi cabeza, y llega un momento que son para mí incontrolables. Más de una vez he tenido que clamar a Dios en medio del tumulto de mi mente para suplicarle que tenga misericorda de mí y que los frene...
El salmista dice 'en la multitud de mis pensamientos dentro de mí, tus consolaciones alegraban mi alma'. Podemos hallar la calma en la tormenta de nuestra mente en las consolaciones de Dios, y, además, recibir alegría.

Con esto en mente, releí este pasaje en filipenses (por supuesto, sigo allí):

'Por nada estéis afanosos; sino sean notorias vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con hacimiento de gracias. Y la paz de Dios, que sobrepuja todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros entendimientos en Cristo Jesús. Por lo demás, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si alguna alabanza, en esto pensad' (Filipenses 4:8)

Cuando los pensamientos te abruman: preséntalos delante de Dios, y deja que su paz guarde tu corazón y entendimiento. Estas son sus consolaciones.
Para evitar ser abrumado por el torbellino de la mente, piensa en lo que es verdadero, honesto, justo, puro, amable, de buen nombre, lo que tenga virtud y alabanza. ¡Esto es medicina preventiva para nuestra mente!

... estoy en ello...

febe*

martes, 19 de febrero de 2008

...¿político o cristiano?....

"Sacrificó, pues, sobre el altar que él había hecho en Bet-el, a los quince días del mes octavo, el mes que él había inventado de su propio corazón" 1ª Reyes 12:33.

Si algo no se puede decir de Jeroboam es que fuera un mal político-estratega. Después de separarse el reino, él sabía perfectamente que si el pueblo iba cada año a adorar a Jerusalén, al final se reunificaría, a él lo matarían y se acabaría su aventura de rey. Así que hábilmente proveyó al pueblo la religión que necesitaba lejos de la capital de Judá (quien evita la ocasión evita el peligro) y se inventó dos nuevos lugares donde adorar Bet-el y Dan.

No contento con eso, se inventó sus sacerdotes, su forma de adorar, su altar y hasta la fecha... claro... puestos a darle a la imaginación.

Una de las definiciones para inventar es "fingir hechos falsos"...

¿Dónde voy a parar? A Jeroboam su invención le cuadraba para sus fines políticos. ¿Me estoy inventando algo yo que me cuadre en mi esquema, que no moleste mi conciencia? No esteré obedeciendo a Dios, que es lo que hizo Jeroboam "Y esto fue causa de pecado" (v.30) Pero cuadra, queda bien, parece espiritual..... PERO NO LO ES.

¡Que no vivamos para la galería sino para Dios, en verdad, de corazón sincero!

"no mirando nosotros las cosas que se ven, sino las que no se ven; pues las cosas que se ven son temporales, pero las que no se ven son eternas" 2ª Corintios 4:18

rachel

jueves, 14 de febrero de 2008

Solo una vez

Mira al sol nacer en lo alto y extender su luz,
mira las estrellas y la luna en su plenitud,
oye cómo gime el viento en su andar veloz,
siente cómo cae la lluvia canta su canción;
contempla el milagro de la creación reflejado en la humanidad
y piensa en tu vida y en tu condición como hombre entre lo demás,
y dime si es sabio vivir alejado de Dios sin más;
¿no es acaso cierto que todo es vanidad
y que alguien nos ama con suma intensidad?
Si es verdad que Él vive ¿por qué no intentar
buscarle y seguirle sin dudar?

Si es cierto que existe Dios será importante encontrarle...
que solo se vive una vez, una vez...

Mira cómo pasa el tiempo, rueda sin parar,
del verano al frío invierno y vuelve la Navidad,
te contemplas a ti mismo otro año más,
días que han pasado y que nunca volverán;
escucha la voz de tu propia conciencia que suele traerte luz,
y acuérdate de tu Creador en los días de fuerza y de juventud,
y traza tu senda con un nuevo rumbo desde la cruz;
¿Quién podrá entenderte mejor que tu Creador?
¿Quién podrá llenarte mejor que el mismo Dios?
¿De qué te sirve tanto placer y tanto afán
si una deuda amarga es tu final?

¿Por qué no amar más a Jesús
que dio Su vida por ti en la cruz?
Que solo se vive una vez, una vez...

Cuando acabe tu camino y mires atrás,
cuida de que puedas alegrarte de verdad,
que tu rostro se ilumine de felicidad
y compruebes que has vivido anclado en la verdad;
que no ha sido en vano tu tiempo en la tierra
porque has caminado en la luz,
porque hubo un momento tranquilo en tu vida
cuando aceptaste a Jesús, podrás entender que fue mucho mejor
amar la cruz; párate y acepta el perdón y la bondad
que Jesús te ofrece y que puedes alcanzar,
antes que te llegue el momento de partir
y al final te tengas que arrepentir y llores, en soledad,
por no haber hallado el camino...
que solo se vive una vez, una vez.

M. Vidal


miércoles, 13 de febrero de 2008

'a tu prójimo como a ti mismo'

"La llave para entender el precepto de 'amar al prójimo como a ti mismo', dice Lewis, es comprender la frase 'como a ti mismo', ¿cómo nos amamos a nosotros mismos? Nos amamos a nosotros mismos, dice, queriendo lo mejor para nosotros y actuando consecuentemente, incluso cuando no nos gustamos a nosotros mismos. Todo lo que hacemos, desde que nos levantamos por la mañana, hasta que nos acostamos por la noche, comer, hacer ejercicio, bañarnos, trabajar, todo lo hacemos porque queremos lo mejor para nosotros. Y utilizamos nuestra voluntad para llevar a cabo estas actividades, independientemente de si nos gusta hacerlas o no.
Escribe Lewis: 'no experimento lo que se dice un sentimiento de cariño o afecto por mí mismo, y ni siquiera disfruto siempre de mi propia compañía. Así que 'ama a tu prójimo' no significa 'tenle cariño' o 'encuéntralo atractivo'... Puedo contemplar algunas de las cosas que he hecho con rechazo y horror. De modo que en apariencia se me permite odiar o rechazar algunas de las cosas que hacen mis enemigos'. Entonces recuerda que sus maestros le decían que era importante 'odiar las malas acciones de un hombre, pero no... al hombre'. Siempre pensó que se trataba de una distinción tonta: '¿cómo se podía odiar lo que hacía un hombre y no odiar al hombre?'. Años después, se dio cuenta de que había una persona con la que había estado haciéndolo tuda su vida, a saber, él mismo".

Nicholi, Armand M. La cuestión de Dios. C. S. Lewis vs. S. Freud. Rialp. Madrid; 2004: p. 252-252

lunes, 11 de febrero de 2008

TODOS LOS DÍAS



"He aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo" (Mateo 28:20b)

¡Qué palabras tan consoladoras! ¡Y tan reales!

Una promesa de Cristo a sus discípulos. Una promesa de Cristo para nosotros sus redimidos. Jesucristo está conmigo cada día, en cada momento, hasta que le pueda ver con mis propios ojos el día de Su Segunda Venida. y eso lo sé "de memoria", y por supuesto me lo creo, pero no está muy a menudo esta realidad en mi mente.

Hoy, ahora, Jesucristo está conmigo. Ascendió a los Cielos, ¿Y qué hace allí? ¿Cuál es su oficio? Es interceder. Cristo está conmigo intercediendo delante del Padre, presentando por Su Sangre mis oraciones, para que puedan ser aceptadas por el Padre, y respondidas, cuando sean oradas en su Voluntad.

Jesucristo está conmigo porque El quiere, no hay otra razón o explicación. ¿Acaso lo merezco? ¿Acaso soy tan justa y perfecta para que El quiera estar conmigo? Madre mía si tuviera que depender de eso... Jesucristo derramó Su Sangre en la Cruz del Calvario porque me ama. No lo hizo porque me amaba en un momento pasado solamente, lo hizo porque me ama también ahora. A pesar de los pesares, me ama.

Y en este día me he dado cuenta de cuán extensa es la misericordia de Dios, de cuántas cosas me ha librado: de una vida desgraciada, sujeta al pecado o a los mismos demonios, de una vida gobernada exclusivamentevpor mis propios pensamientos, o por mis propos sentimientos, o los de otro... me siento tan agradecida, y a la vez tan perpleja!

Tengo un Padre, que me ha hecho su hija por su pura gracia y bondad. Me sorprende, aún no lo entiendo, como la Trinidad se dio entera por mi redención. El Hijo entregándose, el Padre entregándole sin perdonarle "quién a su propio Hijo no perdonó", el Espíritu Santo viniendo a morar en mi espíritu. ¡Cuánto nos ama el Padre para no perdonar a Su Hijo perfecto en el moemnto de la Cruz! El pensamiento demoníaco es: "que padre mataría a su hijo", ni los demonios ni los humanos perdidos entienden de verdadero amor sacrificial, y aún a nosotros nos sorprende, mas fue así.

El acto de la Redención es en sí mismo la mayor muestra de amor sacrificial, amor hasta la propia muerte. Y de este amor es del que yo necesito aprender, y no pienso en dedicarme a vivir entregada al servicio de los desamparados (lo cual es muy honroso) sino en algo más difícil, más profundo y con mayores implicaciones para mi yo: sacrificarme delante de mi Padre, para servir a Cristo, en el Espíritu Santo. Un sacrificio de los pensamientos que aún son carnales, un sacrificio de la conducta que aún es egoista y busca su propio deleite, un sacrificio de mis miembros físicos, que aún buscan su propia comodidad. Ese es el sacrificio que yo deseo experimentar, el "de verdad", el de un corazón que suplica porque le sea mostrado su propio engaño y perversión, el sacrificio de perdonar y pedir perdón sin más, el sacrificio de amar a mi marido por lo menos tanto como me amo a mi misma (que la cosa ya cambiaría mucho, imaginemos si le amo más que a mi misma), ese el sacrificio que deseo aprender.

¿Os acordáis del salmo: "profiere mi corazón palabra buena"? así me siento ahora mismo, como una fuente que brota exclusivamente gratitud, solo gratitud por toda la obra de Dios, en todas sus facetas, en toda su perfección. Es una sensación como si hubiera un "canal" directo entre las entrañas, lo más profundo de mi ser, y mis labios, ahora mismo mis dedos, puesto que son los que os transiten mi pensamiento =)

Dios es bueno, da igual como nos levantemos mañana, si tristes o contentos, si alegres o enfadados, o dolidos, o cansados... nuestros ojos pueden mirar al cielo, y nuestro espíritu puede elevar una oración de gratitud al Padre, aunque sea "solo" por el hecho de poder llamar a Dios mi Padre.


Anna







miércoles, 6 de febrero de 2008

"Aquellos que no se dirigen a Dios en las pequeñas tribulaciones carecerán de hábito y de recursos para mitigar las grandes cuando se presenten, los que no han aprendido a pedirle cosas pueriles carecerán seguramente de toda disposición para pedirle cosas grandes. No debemos ser demasiado arrogantes. Supongo que en ocasiones somos disuadidos de hacer pequeños ruegos por un sentido de nuestra propia dignidad, más que por la dignidad de Dios"

C.S. Lewis. "Si Dios no escuchase. Cartas a Malcolm

martes, 5 de febrero de 2008

'para que seáis irreprensibles y sencillos'

'Haced todo sin murmuraciones y contiendas, para que seáis irreprensibles y sencillos, hijos de Dios sin culpa en medio de la nación maligna y perversa, entre los cuales resplandecéis como luminares en el mundo; reteniendo la palabra de vida para que yo pueda gloriarme en el día de Cristo, que no he corrido en vano, ni trabajado en vano'. (filipenses 2:14)

Definiciones (basadas en las palabras originales, usando el Strong =):
'todo': cada una de las cosas.
'murmuración': un debate secreto, un descontento secreto que no se dice en público.
'contienda': pensamiento de uno pensando en sí mismo, cuestionar qué es la verdad.
'irreprensibles': sin censura, libre de falta o defecto.
'sencillos': inocente, simple, puro (sin mixtura, en un vino o en metales).
'sin culpa': que no pueden ser censurados.
'maligna': perversa, enferma.
'perversa': en contra de la voluntad de Dios.
'resplandecer': brillar, hacerse evidente.
'luminares': luz como la de las estrellas.
'reteniendo': guardar, aplicar, atender.

Fantástico: vuelvo a leerlo:
'Haced todo sin murmuraciones y contiendas, para que seáis irreprensibles y sencillos, hijos de Dios sin culpa en medio de la nación maligna y perversa, entre los cuales resplandecéis como luminares en el mundo; reteniendo la palabra de vida para que yo pueda gloriarme en el día de Cristo, que no he corrido en vano, ni trabajado en vano'.

Unas frases tan cortitas y tan llenas de retos... Lo primero que he pensado ha sido, 'sí, claro: ¡sin culpa, irreprensible! -esto es lo más gordo, digamos-. Pero luego he pensado... 'sin murmuración, sin contienda'... y lo he dicho más flojito en mi mente. Evidentemente, no llegaré a ser irreprensible si no empiezo por lo más pequeño...

Pero, fijáos: dice 'haced ... para que seáis' (futuro), y luego 'entre los cuales resplandecéis como luminares en el mundo' (presente).
¡Uau! ¡Esto sólo puede ser obra de Dios! Nosotros, conscientes de nuestra flaqueza y pecaminosidad, nos esconderíamos hasta el día que fuéramos 'irreprensibles, sencillos y sin culpa' para resplandecer. Pero Dios, que es rico en misericordia, ya nos usa como luminares, aunque estemos en proceso de 'irreprensibilidad' (¿existe esta palabra?)

Al leerlo la primera vez he pensado: 'sí, venga, ¿y eso cómo se hace?'. Al pensarlo, le pido a Dios que me ayude a ser fiel en lo poco (murmuración, contienda, por ejemplo) para serlo también en lo mucho.

¡Que el Señor os bendiga!

febe*