viernes, 20 de junio de 2008

MALA MEMORIA


El ser humano tiene una tendecia a olvidar las cosas, caras, rostros.... El ser cristiano también.
Estoy leyendo el libro de Ezequiel, y es duro, es duro desde el principio. Dios le encomienda al profeta un trabajo y le anuncia de antemano que va a fracasar. La predicación de Ezequiel no iba a conllevar un arrepentimiento sin precedentes como el de Nínive. Dios le dice a Ezquiel que no le van a escuchar, pero que ha de ir, su "éxito" radica en la obedicencia a Dios.

A mitad de libro, Dios ya ha señalado los pecados del pueblo, y lo hace de forma directa y sin eufemismos. Uno de los que me llama poderosamente la atención es su olvido de Dios, que implica su abandono de Dios: "te olvidaste de mí, dice Jehová el Señor." Ez. 22:12; "te has olvidado de mí" Ez. 23:35.

Pero Dios quiere que sepamos quién es él. "y sabréis que yo soy Jehová el Señor." Ez. 23:49.

Curioso que Pablo se lo dice a Timoteo: "Acuérdate de Jesucristo" 2ª Tim. 2:8.

¡Que triste vivir como si Dios no existiera! Que no seamos así, que nuestra mente esté activa y ocupada, recoradando, aprendiendo , ahondando en tantas verdades de nuestro gran Dios, que no nos olvidemos de Él

2 comentarios:

elim-el oasis de Eva dijo...

Me ha venido a la mente Jr 2:13 "... me dejaron a mí, fuente de agua viva, y cavaron para sí cisternas, cisternas rotas que no retienen agua"
Si nos "olvidamos" de Dios intentaremos buscar "sustitutos", pero estaremos como el pueblo de Israel: cambiando la fuente de vida por un pozo estropeado que nunca nos saciará.

Gusmar Sosa dijo...

Hola Febe, me gusta tu blogs, y este post es muy bueno, es cierto, a veces tendemos a olvidarlo, hasta cumplimos ciertos ritos, vamos a los servicios, e incluso enseñamos, pero muchas veces en medio de todo esto, le hemos olvidado. Saludos.