lunes, 19 de enero de 2009

Imágenes de Dios distorsionadas...

Sigo leyendo el libro Vivir en Libertad. Cómo identificar y eliminar las cargas innecesarias de la vida (Andamio: 2007), voy poquito a poquito, en parte por el tiempo de que dispongo, y, en gran parte, porque lo voy digiriendo...
Estoy en el capítulo 4: 'La carga de una imagen de Dios equivocada'.

He estado pensando al respecto, y, básicamente, a la conclusión que llego es que las imágenes distorsionadas de Dios son las que distrosionan los hombres...
Es curioso pensar que la imagen de Dios es Jesucristo: 'A Dios nadie le vio jamás: el unigénito Hijo, que está en el seno del Padre, él le declaró' (Jn. 1:18), y que, justamente, en tiempos de Jesús, los 'expertos en religión' no supieron ver en Jesús al Dios que ellos decían conocer. No sólo eso, sinó que le condenaban por sus acciones, y se hacían a ellos mismos más 'santos' que 'El Santo', o, en una frase hecha de hoy: 'más papistas que el papa'.
He dicho que me parece curioso... digo curioso por no decir otras cosas... supongo que porque puedo comprender que les pasara, quizá porque no estoy segura de que, si yo hubiera estado en su lugar, hubiera reconocido al Señor a la primera.
Lo fuerte es que los fariseos, mediatizaban e interpretaban a Dios, y, haciendo esto, daban una imagen distorsionada del Cristo y, por tanto, de Dios. Ellos, lo presentaban como un juez frío e innaccesible, severo y sin compasión. Jesús demostró ser recto, pero a la vez, compasivo y misericordioso.
Y hoy en día, ¿no pasa lo mismo? ¿Qué imagen tengo yo de Dios? ¿La de un maestro duro que exige lo imposible de mí?, o un aguafiestas que impide toda diversión? ¿Es acaso un padre severo que exige exactamente lo que sus hijos más temen?
¿De dónde hemos sacado nuestra concepción de Dios? ¿De la persona de Jesucristo, o de un sistema religioso concreto, o de los sermones de algún pastor, o de mi experiencia en cierta iglesia...?
Podría ponerme a criticar algunas visiones de Dios que ciertas personas o sistemas transmiten, pero mi responsabilidad como creyente en Cristo es conocer a Cristo, y aunque me vendan una idea equivocada de Él, mi responsabilidad es NO creerla a la primera sino contrastarla con la Palabra de Dios. A fin y al cabo, la imagen que tengo de Dios, es la que acepto. Y ésa es la que voy a transmitir.

Señor, muéstrame al Padre a través del Hijo, y no dejes que distorsione Tu imagen.

febe*

5 comentarios:

Regino Mosquera dijo...

Hola!! Entre a tu blog, por algo que escribiste y publicó Gusmar.
Esto que ahora escribes me lo he cuestionado mucho tiempo, me gusta la forma como lo planteas.
Dios es tan grande o tan pequeño como podamos creerlo.
Bueno. Hasta Luego.

Brisa Nocturna. dijo...

Buenisimo!,me gustaria conseguir ese libro.
Como diria C S Lewis, "Dios es El Gran Iconoclasta", El se encarga de romper las imagenes que nosotros tenemos sobre El, aunque el desbarate duela.

Saludos.

=)

Gusmar Sosa dijo...

Uf!!!
Esa es mi editora!!!
Por cierto esta semana empiezo el bombardeo, he estado de frente y con todo a un asunto personal que en cuanto te comente te asombraràs.
Me gustò el post, es violento!!! Necesario.
Un abrazo, saludos a la familia.

Ignacio Reiva dijo...

No busques a Cristo en la voz de un pastor chanta, buscalo en vos mismo que te va a estar esperando.

Anónimo dijo...

Yo me estoy leyendo este libre y la verdad es que me siento identificada, porque a veces pienso que Dios es tan perfecto y justo que no me dejará pasar ni lo mínimo y estoy esperando el castigo tarde o temprano. Me cuesta unir su Amor con mi vida y su justicia.