miércoles, 19 de noviembre de 2008

Ansiedad...

Llevo unos días bajo presión en el trabajo. Decidí tratar con el asunto. He leído el libro Por fin es lunes, de Mark Greene (Andamio, 2008) y he empezado el capítulo '¿Porqué os preocupáis?' del libro Vivir en Libertad, de Eleonore van Haaften (Andamio, 2007). Vale: material para pensar sobre el tema.
Una de las citas que aparecen el el libro Vivir en Libertad es 1a de Pedro 5:7. Allá voy:
'Echando toda vuestra solicitud sobre él, porque él tiene cuidado de vosotros'.
'Echando' es gerundio, indica simultaneidad con otra acción... pero, ¿cuál? Leo el versículo anterior: 'Humillaos pues bajo la poderosa mano de Dios, para que él os ensalce cuando fuere tiempo; echando toda vuestra solicitud sobre él, porqué él tiene cuidado de vosotros'
Evidentemente, no puedo dejar de leer los siguientes, hasta el punto: 'Sed templados y velad; porque vuestro adversario el diablo, cual león rugiente, anda alrededor buscando a quién devore: al cual resistid firmes en la fe, sabiendo qe las mismas aflicciones han de ser cumplidas en la compañía de vuestros hermanos que están en el mundo'.
Así pues, en momentos de dificultad y presión, la Palabra nos da unas pautas para actuar:
Humillarme delante de Dios, esperando que Él obre en mi vida --> Mientras, echo mi ansiedad sobre él, segura de que es quién cuida de mi. --> Pero no me quedo parada, sino que me ejercito en la templanza y estoy alerta, porque tengo un enemigo que quiere hacerme caer. --> Frente a la tentación, en los momentos de duda, resisto, firme en la fe de Jesucristo, con la seguridad de que no estoy sola, que lo que pueda sufrir lo comparto con el resto de la Iglesia que está en el mundo.
Dios nos nos pide que nos quedemos parados, no quiere autómatas religiosos que cumplan con los ritos de 'buena suerte', sino que nos enseña pautas de pensamiento, de acción, para que podamos seguir avanzando en nuestra madurez interior como cristianos.
Estoy contenta de conocer a este Dios tan personal, que nos enseña a crecer como personas, y, en este camino, nos permite gozar de la felicidad.

ánimo!

febe*

1 comentario:

Gusmar Sosa dijo...

Excelente estudio, dan ganas de leer el libro. Saludos, ya estoy de regreso!