martes, 2 de diciembre de 2008

He estado pensando...

Muchas veces, cuando me doy cuenta que estoy lejos del Señor, me da por decir: '¿Dónde estás Señor, que no te veo?'
En realidad, mi pregunta debería ser: '¿Dónde estoy, Señor, que no te miro?'

Qué mal enfoco cuando me desenfoco...

febe*

3 comentarios:

Gusmar Sosa dijo...

Silencio, es todo lo que puedo escribir al respecto...
Tengo listo algo para enviarte, y en un rato te envío un mail con info, lo que pasa es que ando algo ocupado...Saludos.

Jaaziel dijo...

Cuan cierto Febe,
El Señor sigue en el mismo sitio, esperandonos, somos nosotros los que nos "movemos"
Un saludo fraterno, mi hermana

Diana Lorena Rojas Montoya dijo...

hola, preciso ayer hablaba el pastor de esto y es recordan q cuanto mas lejos estamos de Dios mas "pequeño le vemos" como si El no fuera suficiente, pero cuando sucede lo contrario se hace cada vez "mas grande" pero no porq el cambie sino porq le estamos conociendo de cerca, tal como es...

bueno, solo queria compartir esto... hasta pronto y muy chevere su blog...