miércoles, 17 de diciembre de 2008

Pon un versículo en tu vida

Lo reconozco: me cuesta ser fiel leyendo la Biblia, y bajo presión y estrés, más. A más presión, menos concentración y menos comunión...
He decidido empezar a centrarme leyendo proverbios. Hoy sólo tenía unos pocos segundos antes de salir corriendo hacia el trabajo. He visto mi Biblia encima de la mesita de noche, con la pestaña preparada en proverbios. La he abierto: sólo un versículo...

'Mejor es un bocado seco y en paz, que la casa de contienda llena de víctimas' (prov. 17:1)

Me había levantado reivindicativa... pero este versículo me ha hecho volver en mí... 'deja la contienda, no la busques...', me he dicho. A veces, cuesta refrenar la lengua, pero lo más difícil es refrenar los pensamientos... aunque no abra la boca, luego mi cerebro no deja de dar vueltas alrededor de la contienda...

'Mejor es un bocado seco y en paz'... vale, hoy trataré de vivir en paz...

Y he salido por la puerta, enfrentando el día con un nuevo reto: dejar la ira y el enojo, renunciar al estrés y la tensión, andar en paz...

¡¡¡Lo que puede hacer un sólo versículo!!!

Si estás como yo... pon un versículo en tu vida cada día: ¡la Palabra es increíblemente viva y eficaz!

ánimo!!

febe*

5 comentarios:

Gusmar Sosa dijo...

Pues tratarè de salir por la puerta con el mismo reto...Saludos.

Anónimo dijo...

Mira, me ha pasado lo mismo hoy y tb en proverbios:
Su deseo busca el que se desvía,
Y se entremete en todo negocio

besos
raquel

elim-el oasis de Eva dijo...

Casi te quedó un slogan de la Sociedad Bíblica, pero es una gran verdad, gracias por compartirla.

Kelly Fernanda dijo...

Hola...
Realmente me causa curiosidad saber a qué clases de reivindicaciones te refieres... a tus reivindicaciones personales y/o fantasiosas?? o a las reivindicaciones de situaciones reales, latentes en nuestra sociedad???
Porque sinceramente me gustaría que frente a las injusticias, agresiones etc.. que se cometen cada dia en nuestra sociedad no refrenaramos la lengua y mucho menos el pensamiento; sinceramente me gustaría que dejaramos la frescura frente al dolor ajeno y nos repensaramos y pusieramos en marcha nuevas formas de resistencia..gracias.

izando velas dijo...

Me refería a mis reivindicaciones personales en mi lugar de trabajo. A veces, nuestra primera reacción es precisamente, reaccionar al momento. Muchas veces es más sabio evitar la tensión, y hablar en momentos de calma, de paz, para evitar la contienda.
Estoy de acuerdo en que no podemos refrenar las reivindicaciones ante las injusticias, pero muchas veces, lamentablemente, debemos guardarlas en nuestra mente y esperar el momento adecuado para que sean útiles, y no un foco de contienda (ya que muchas cosas que yo considero injustas no son vistas como tales por los que me rodean...)
Bueno, yo me refería a mi día a día, a mi vida, a mis pensamientos y sentimientos. Si en mi corazón hay 'reivindicación' sin paz, entonces sólo habrá contienda a mi alrededor. Y, en cuanto dependa de mí, procuraré estar en paz con todos, y sobretodo en mi lugar de trabajo, ya que somos sólo 6!!

Saludos,y gracias por participar en el blog!

febe*