martes, 17 de noviembre de 2009

EVANGELIO, por favor, ni cortado, ni con sacarina, ni descafeinado…



La Biblia dice que Jesús es el mismo: ayer, hoy y por los siglos, (Hebreos 13.8).

También dice que el cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras [de Jesús] no pasarán. (Mateo 24.35). 
Lo dice también en el antiguo testamento: que la hierba se seca y las flores se marchitan, pero que la palabra del Dios nuestro permanece para siempre (Isaías 40.8).
¿Entonces? Ya está bien de cambiar sus palabras, si no, seremos otra cosa, pero no nos autoproclamemos cristianos. 
Se dice que un Dios tan bueno, ¿cómo puede permitir que pasen cosas malas? 
La Biblia dice que es el HOMBRE EL QUE NO ES BUENO: Pero lo que sale de la boca proviene del corazón, y eso es lo que contamina al hombre. Porque del corazón provienen malos pensamientos, homicidios, adulterios, fornicaciones, robos, falsos testimonios y calumnias. Estas cosas son las que contaminan al hombre; (Mateo 18-20)


Se dice ¿Cómo puede ser que a última hora Dios no nos perdone a todos y nos deje entrar en el cielo? 
La Biblia dice que Dios quiere que todos SE ARREPIENTAN y que TODOS NECESITAMOS ARREPENTIRNOS. El Señor no se tarda en cumplir su promesa, según algunos entienden la tardanza, sino que es paciente para con vosotros, no queriendo que nadie perezca, sino que todos vengan al arrepentimiento. (2ª Pedro 3.9). Y las obras de la carne son evidentes, las cuales son: adulterio, fornicación, inmundicia, lujuria, idolatría, hechicería, enemistades, pleitos, celos, iras, contiendas, divisiones, herejías, homicidios, envidias, borracheras, orgías y cosas semejantes, contra las cuales os advierto, (…) que los que practican tales cosas no heredarán el reino de Dios. (Gálatas 5.19-21).
¿Con qué nos quedamos del evangelio? ¿Sólo con la parte “que mola”? 
Dios es grande y maravilloso. Efectivamente, ¡es grande y maravilloso! Pero eso también te lo podrá decir una religioso musulmán.
Jesús murió por nosotros. Claro que sí, lo dice la Biblia, que Tanto amó Dios al mundo que ha dado a su Hijo Unigénito para que todo aquel que en él crea… tenga vida eterna. Juan 3.16
Pero nos dejamos la parte “chunga”, la que no nos gusta oír, ¿por qué vino Jesús? ¿Sólo porque nos amaba? Creo que la pregunta tendría que ser: ¿Por qué necesitábamos nosotros que viniera Jesús? 
Porque estábamos separados de Dios por el pecado, por todas esas cosas que se nombran en Gálatas 5.
Porque la paga del pecado es muerte, pero la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro (Romanos 6.23). Y como la paga del pecado es muerte, por eso era necesario que Cristo muriera: Cristo murió por los pecados una sola vez, el justo por los injustos, para llevarnos a Dios, muerto en la carne pero vivificado en el espíritu. (1ª Pedro.3.18).
Porque Juan 3.16 “completito” dice: Porque de tal manera amó Dios al mundo que ha dado a su Hijo Unigénito para que todo aquel que en Él crea, no se pierda, mas tenga vida eterna.


En fin, espero no arrancarle nunca ni una sola página a la Biblia, ni ponerle tipp-ex a ningún versículo de ella. Mientras siga siendo la Palabra de Dios, yo seguiré creyendo en lo que dice. 
Mas el Dios de toda gracia, que nos llamó a su gloria eterna en Jesucristo, después que hayamos padecido un poco de tiempo, él mismo nos perfeccione, afirme, fortalezca y establezca. A él sea la gloria y el imperio por los siglos de los siglos ¡Amén! 1ª Pedro 5. 10-11


Jen

1 comentario:

Arminda y Deborah K. dijo...

que buena entrada me encanta este blog porque siempre encuentro inspiración y aliento.. no sé me encanta!!

Gracias!!
Arminda ;)