miércoles, 26 de marzo de 2008

¿yo? ¿burro?


"Id a la aldea que está enfrente de vosotros, y luego hallaréis una asna atada, y un pollino con ella; desatadla, y traédmelos. Y si alguien os dijere algo, decid: El Señor los necesita; y luego los enviará."

Llevo dandole vueltas unos cuantos días a este pasaje, un pensamiento que el Señor puso hace ya al menos un par de años, y ahí sigue. Voy!


¿Alguien quiere ser comparado con un burro? Sin duda es un animal que se asocia con la necedad, si alguien te dice: que burro eres! no te está alabando... Con todo en este pasaje estos dos animales son necesarios para Jesús. !El Señor de la gloria necesitaba dos asnos! Sorprendente, no un caballo blanco de raza española o un pura sangre, no, una asna y un pollino.

Al entrar en Jerusalen la gloria fue para Cristo, no para los asnos, evidentemente.


¿Dónde quiero ir a parar? Pues que ojalá fuese yo como un burrito, humilde, sencillo, atado a un palo esperando que el Señor "me necesite", dispuesto a hacer lo que Dios quiera cuando Dios quiere, util en el momento preciso, transporte de la gloria de Cristo, solamente un instrumento, un vehículo.


Visualiza la imagen por un momento de la entrada en Jerusalen, los vítores, las alabanzas eran para Cristo! pero muchas veces los queremos nosotros, queremos ser alabados por hacer lo que debemos... (Lucas 17:10) queremos la gloria, y nos olvidamos que nosotros no somos más que portadores de la gloria de Otro, quien ha puesto en nostros un resplandor de la Suya propia.


No nos gusta ser humillados, pero es una de las lecciones más grandes que Jesús nos enseñó con su propia vida.


"Bueno me es haber sido humillado, para que aprenda tus estatutos" Salmo 119:71.


La próxima vez que te llamen burro.... no te enfades... reflexiona. =)


raquel

6 comentarios:

Anónimo dijo...

mmm... me gusta!
Evidentemente, no me gusta ser 'un burro', pero eso es lo que quiere el Señor de nosotros, que seamos útiles y humildes!

y ¿¿has estado dos años sin decir nada?? =)

Gracias por el pensamiento!

febe*

raquel trennepohl dijo...

La verdad es que nunca habia pensado en este versículo de ésta manera. Es bueno recordar que el Señor debe recibir siempre la gloria y honra.
Muchas veces el mundo acusa a los cristianos de ser arrogantes con sus convicciones y manera de vivir. Siempre podemos aprender mas de Cristo y su palabra y ser humildes como él. Me gusta el versículo que pusíste al final. Gracias.

Anónimo dijo...

Hola guapisima,
que alegria verte por aquí. Espero que estéis bien, tus padres nos van contando de vosotros.
Muchos saludos y bendiciones,
raquel

Raquel T. dijo...

Si...estamos muy bien. Tenemos un blog... si alguna vez le quieres echar un vistazo. www.emmakaris.blogspot.com

Jaaziel dijo...

Sí, así es.
Me gustó, y me recordó un hermoso poema de Rodolfo Loyola, te gustará: "Otra vez el burro"
Un saludo

izando velas dijo...

Muchas gracias por el poema... es eso justamente!
bendiciones!
raquel